El gobierno de Cuba prohibió este martes una marcha opositora prevista para el 15 de noviembre por considerar que sus promotores quieren impulsar un cambio de régimen y algunos tienen vínculos con Washington, se informó oficialmente, y la decisión fue rechazada luego por los organizadores que ratificaron la convocatoria tras el rechazo de grupos locales y Estados Unidos a la decisión de las autoridades.

«Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense, tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba», señaló el gobierno de la isla en respuesta a un petitorio para realizar esa marcha publicado en el sitio oficial.

La manifestación anunciada «cuyo esquema organizativo se concibe simultáneo para otros territorios del país, constituye una provocación como parte de la estrategia de cambio del régimen» para Cuba, agregó la respuesta, que destacó el carácter constitucional e «irrevocable» del sistema socialista cubano.

La misma respuesta se dio tanto en La Habana como en las otras siete de las 15 provincias de la isla donde se había solicitado autorización para una manifestación «contra la violencia» y por el «cambio».

«Siempre cualquier cosa que el cubano haga, van a decir que se le ocurrió a alguien en Washington», dijo en La Habana el dramaturgo Yunior García, organizador de la manifestación en la capital y líder del grupo Archipiélago, que reúne a jóvenes artistas e intelectuales y agrupa a más de 25.000 cubanos en Facebook contrarios al gobierno de Cuba.

Inicialmente, Archipiélago había convocado a la marcha para el 20 de noviembre, pero el viernes pasado anunció que la adelantaría para 15 debido a que el gobierno decidió la semana pasada declarar la primera fecha como el Día Nacional de la Defensa.

«No podíamos ser irresponsables, nosotros no queremos violencia, no queremos que los cubanos se enfrenten y no podíamos lanzar a los manifestantes a enfrentarse con un ejército en la calle que podía reaccionar de forma violenta», indicó García, que explicó que lo «más sensato era adelantar la marcha», según la agencia de noticias AFP.

Luego de que la protesta quedara prohibida, García dijo que iban “a consultar a los miembros de Archipiélago” y a “tener una reunión” para decidir el camino a seguir.

El antecedente de la marcha está en las inéditas protestas del pasado 11 y 12 de julio en medio centenar de ciudades cubanas, que dejaron un muerto, decenas de heridos y varios detenidos.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) dijo en un comunicado que la prohibición de la protesta es una “flagrante vulneración” de los derechos humanos y una demostración del “carácter antidemocrático del sistema actual” de gobierno en la isla.

“El gobierno cubano una vez más cierra las puertas a la participación ciudadana mediante la criminalización del ejercicio de un derecho”, dijo el OCDH en la nota, en la que subrayó su “más enérgica condena” a la decisión de las autoridades, según la agencia Europa Press.

Asimismo, la activista opositora Rosa María Payá reclamó a la Unión Europea (UE) que aplique sanciones al gobierno y a las máximas autoridades de Cuba.

“No actuar en este momento es extender la mano al régimen y ser parte de la represión”, argumentó la hija del histórico opositor Oswaldo Payá en conferencia de prensa en la sede del Parlamento Europeo, en Bruselas.

Por otra parte, Estados Unidos exhortó al gobierno de la isla a “respetar las libertades fundamentales y los derechos fundamentales del pueblo cubano”, en declaraciones del vocero del Departamento de Estado, Ned Price.

“Es la libertad de expresión, es la libertad de reunirse pacíficamente lo que el gobierno cubano le ha negado a su pueblo” al prohibir la manifestación opositora, dijo Price esta tarde a periodistas en Washington.

“La violencia que hemos visto (en julio), las detenciones que hemos visto, la represión que hemos visto, ahora la prohibición a la protesta pacífica que hemos visto, todo esto nos recuerda que el pueblo cubano está pagando muy caro su lucha por la libertad”, agregó el funcionario.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry