Un hogar para ancianos está en problemas luego de que su personal proporcionara bailes de caño como entretenimiento para sus residentes mayores. Alrededor de 30 pensionistas, tanto hombres como mujeres, recibieron la “inapropiada” actividad, generalmente asociada con clubes de strippers.

Las autoridades de Fairmile Grange en Dorset, Reino Unido, defendieron el entretenimiento, diciendo que los residentes “querían algo un poco diferente”, que habían pedido específicamente el pole dancing, y que disfrutaron del espectáculo.

Seis mujeres con poca ropa participaron en el show que tuvo lugar en el comedor comunitario de la residencia. Instalaron un poste de metal y se turnaron para girar y moverse entre melodías, incluyendo Abba y Singing in the Rain. Las bailarinas tenían entre 20 y 40 años, y llevaban tops y pantalones cortos, y leotardos.

Al final de las presentaciones, los residentes ancianos aplaudieron con entusiasmo. La entrenadora personal Katie Henry, que dirige Pole Dance Factory, reveló que los invitaron a volver a presentarse en el hogar de ancianos y que volverían a hacerlo.