Nuevamente el Municipio de Resistencia está envuelto en un mamarracho administrativo que involucra a la empresa Cotreco, concesionaria de la disposición final de los residuos urbanos.

A todas luces vemos que el Municipio no sólo ha incurrido en una torpeza al contratar una empresa con asiento en la provincia de Córdoba sin tener certeza que el proyecto pueda llevarse a cabo tal cual lo previsto, sino que además ha desembolsado una suma considerable de dinero para un trabajo que no sólo no se concretó, sino más bien para algo que ni siquiera se empezó a construir como tendría que ser la “Planta de Transferencia”, es lamentable que a sabiendas de la falta de inversión que debía realizar la empresa para ejecutar los trabajos, se haya avanzado en el pago de más de $23.000.000 durante el año 2018 (según órdenes de pago Nº 3662, 4726, 5752, 6847, 8202) cuando que para ello debía realizar las inversiones en la construcción de la planta con equipamiento técnicos, las islas verdes y las cintas transportadoras, entre otros medios indispensables para la disposición final de los residuos. También nos preguntamos dónde está el Tribunal de Cuentas, y si observó que se pagaban según la cantidad de camiones compactadores que ingresaban y otra documentación no existía.

Ante este panorama y a más de un año de estar vigente el convenio, las autoridades municipales miraron para otro lado en lugar de replantear la situación y siguieron esperando que la empresa cumpla o vaya a saber qué, lo cierto y lo real es que ahora se dan cuenta y salen a desvincular todo tipo de relación dejando entrever que el Municipio salió airoso cuando en realidad acá pasa todo lo contrario, no sólo se perdió plata, sino lo más grave aún, esta desidia ha hecho que esta ciudad esté permanentemente cubierta de basura significando un grave problema de contaminación ambiental con riesgos latentes para la salud de la población, donde se aumenta considerablemente la proliferación de enfermedades transmitidas por roedores, insectos y todo tipo de alimañas, sino que además la ineficiencia del sistema de recolección de residuos ha sido clave en la emergencia hídrica que azotó recientemente la zona, ya que la basura fue en gran parte el factor principal de la congestión de las bocas de tormenta, conductos, zanjas, bombas y canales, los que se vieron sin dudas desbordados por las copiosas lluvias pero nunca antes se había dado que el agua permanezca mucho tiempo estancada, y eso es justamente porque los drenajes están abarrotados de basura, aunque nada de esto parezca preocupar al intendente Jorge Capitanich ya que ha recibido las advertencias en reiteradas oportunidades por parte de las áreas técnicas respectivas como así también del Concejo Municipal, haciendo caso omiso, redoblando la apuesta, gastando una fortuna de las arcas del Estado en un proyecto inútil, que sin dudas va a impactar negativamente en los escasos recursos que se destinan para la compra de herramientas y elementos de trabajo, como asó también en los salarios de los trabajadores municipales.

Pedro Pablo Acuña

DNI: 8.380.590

Tira 1, casa 2

Barrio Llaponagat

Carlos Hugo Vulekovich

DNI: 16.349.445

Pasaje Lavalle 305


COMPARTIR