El gobernador del Chaco, Domingo Peppo, recibió este jueves a la familia de María Magdalena Moreira, donde conoció en profundidad el femicidio de la menor y se puso a disposición para avanzar en busca de justicia.

La víctima tenía 16 años, era de Miraflores, pertenecía a la comunidad Wichí y estaba embarazada de casi cuatro meses de gestación.

El gobernador indicó su acompañamiento en el dolor de la familia y expresó que “el Estado está presente y brindará las garantías para que haya justicia”. Además se comprometió a trabajar con la comunidad Wichí para brindarles lo necesario para mejorar la situación en la zona.

“Este caso nos hace reflexionar sobre el trabajo que todavía nos hace falta en prevención para erradicar este flagelo que ocurre en nuestra provincia”, expresó el primer mandatario chaqueño. .

Intervención del Estado

El subsecretario de Promoción de Derechos Humanos, Julio García, indicó que el Estado intervino inmediatamente tras el femicidio de María Magdalena Moreira. “Inmediatamente nos pusimos a articular con los distintos organismos del Poder Ejecutivo y de la Justicia, pidiendo intervención a la Defensora General, al procurador y a la Comisión Provincial de Prevención contra la Tortura”, relató el funcionario. Indicó además que se constituyeron en el lugar para la contención y acompañamiento de la familia, además del asesoramiento legal.

Ariel Sánchez, hermano de María Magdalena expresó que le transmitieron al Gobernador la necesidad de que haya justicia en el femicidio de su hermana. “Que se haga justicia en todos los ámbitos en los que transcurrió todo”, mencionó.

El caso

María Magdalena Moreira, de 16 años, tenía un hijo y había desaparecido el pasado 12 de agosto. Su padre realizó la denuncia el 19 de agosto. Al día siguiente, un vecino declaró que vio al imputado D.F. Narciso con una pala en el fondo del terreno y alertó a la policía.

Se realizó el allanamiento en la casa que habitaba F.D. Narciso, se halló el cuerpo de la víctima enterrado en parte posterior de vivienda.

Según trascendió, el resultado de la autopsia arrojó que la adolescente estaba embarazada de casi 4 meses de gestación, no tenía fractura, no estaba golpeada, se supone que se habría desmayado, tenía tierra en las vías respiratorias, así que se supone que el femicida la habría enterrado viva.

Por el hecho, se encuentra detenido D.F. Narciso, acusado de “homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento y femicidio triplemente agravado”.


COMPARTIR