El diputado provincial Juan Manuel Pedrini respondió las declaraciones sobre el voto electrónico realizadas por la presidenta del Tribunal Electoral, María Luisa Lucas. “No es un capricho, es vocación por la legalidad”, dijo el legislador provincial al refutar los dichos de la jueza que aseguraba que la decisión de recurrir a la justicia por parte del municipio de Resistencia “es un planteo caprichoso e irresponsable del intendente”.

El exministro de Gobierno fue más allá y recordó que la imposición inconsulta del voto electrónico a los municipios que convocaron a elecciones locales para el 10 de noviembre “es ilegal, arbitraria, atenta contra la autonomía municipal y responde a un capricho de un sector del Tribunal Electoral”. Así, detalló que la ley Electoral (artículo 49) faculta al Tribunal Electoral a incorporar tecnología informática para la emisión del sufragio “conforme con la factibilidad presupuestaria”.

“Está muy claro que previo a la decisión de incorporar voto electrónico a un municipio, el Tribunal debe solicitar al mismo su factibilidad presupuestaria.

Es decir si quienes deben pagar por el sistema electoral más caro del mundo tienen los recursos para afrontar dichos gastos, aun en detrimento de las necesidades alimentarias y de infraestructura de sus comunidades”, planteó Pedrini. Y dijo: “Obviamente que no cuentan con la factibilidad presupuestaria de ningún municipio. Es más los intendentes con justa razón de oponen a tamaño desatino”.

Imposición ilegal, arbitraria e inconstitucional 

Por eso, aseguró que si no está la factibilidad presupuestaria previa de los municipios, “el Tribunal Electoral no puede imponerles el voto electrónico, ya que la factibilidad presupuestaria previa es un pre requisito inexcusable”. “La ausencia de factibilidades presupuestarias de los municipios convierte la imposición inconsulta del voto electrónico en ilegal, arbitraria, inconstitucional (atenta contra las autonomías municipales), autoritaria y marginal”, concluyó Pedrini.

Finalmente, destacó: “En esta insólita campaña pro voto electrónico y pro vaciamiento de las arcas municipales, desde el Tribunal Electoral no sólo se incursiona en la marginalidad normativa, sino que de yapa se agrede e injuria a intendentes electos por la voluntad popular que cuidan los recursos que les confiaran los contribuyentes para mejorar la calidad de vida de sus comunidades”.

“Me incomoda recordar a un sector del Tribunal Electoral de mi provincia que deben respetar la ley y deben pedir a los municipios la factibilidad presupuestaria. Es decir, consultarnos respecto a si pueden o no pagar el faraónico proyecto de voto electrónico. No los queremos en la marginalidad”, finalizó el diputado provincial.


COMPARTIR