El Papa Francisco criticó las leyes que penalizan la homosexualidad como "injustas", dijo que Dios ama a todos sus hijos tal como son y pidió a los obispos católicos que den la bienvenida a las personas LGBTQ a la Iglesia.

"Ser homosexual no es un delito", dijo el pontífice en una entrevista con Associated Press.

Francisco definió como un "pecado" que los obispos apoyen leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad gay. Estos obispos tienen que pasar por un proceso de conversión", dijo.

Agregó que deben usar "la ternura, por favor, como Dios la tiene con cada uno de nosotros".


COMPARTIR