Otro alto funcionario chavista con coronavirus

73

Otro alto funcionario chavista anunció que contrajo el nuevo coronavirus: en este caso se trata de Tareck El Aissami, ex vicepresidente del régimen y actual ministro de Petróleo.

“Hoy inicio mi aislamiento con todos los protocolos médicos luego de resultar positivo con COVID-19. Una nueva batalla que asumo aferrado a Dios y a la vida!! Como dice una canción de A. Filio: “…solo es momentánea la partida, no te escribo en despedida…” VENCEREMOS!!”, expresó El Aissami en su cuenta de Twitter a la hora de transmitir la noticia.

Su confirmación surge un día después que Diosdado Cabello, número dos del régimen chavista, también anunciara que se había contagiado con el coronavirus. “Queridos compañeros y compañeras, cumplo con informar que luego de realizarme las pruebas correspondientes he resultado positivo en COVID-19, desde ya me encuentro aislado cumpliendo el tratamiento indicado, gracias por sus buenos deseos, con la moral en alto. Nosotros Venceremos”, indicó el presidente de la Asamblea Constituyente en Twitter.

El gobernador del estado Zulia (oeste), el chavista Omar Prieto, también contrajo el virus. “Pueblo zuliano, gracias por tantos mensajes de afecto. Informo que luego de someterme a prueba PCR de COVID-19 en tiempo real, he resultado positivo. Es el riesgo que, al igual, asumen nuestros médicos, enfermeros, bomberos”, señaló.

Según cifras del régimen, Venezuela superó el miércoles los 8.000 casos de coronavirus, una pandemia que hasta ahora ha dejado 75 muertes, de las cuales 27 se registraron en Zulia, la región fronteriza con Colombia que se ha convertido en el epicentro nacional de la enfermedad.

Quién es Tareck El Aissami

Hombre de confianza de Nicolás Maduro, temido por sus adversarios y acusado por Estados Unidos de narcotráfico, Tareck El Aissami tomó el Ministerio de Petróleo de Venezuela con la misión de resucitar la industria de crudo del país en plena cuarentena por el nuevo coronavirus.

Este abogado de 45 años, de origen sirio-libanés y por quien la justicia estadounidense ofrece una recompensa de 10 millones de dólares, es una de las figuras más poderosas del chavismo. Captó desde muy joven la atención del fallecido Hugo Chávez, de quien fue ministro de Interior, pero afianzó su influencia con Maduro, quien llegó a designarlo vicepresidente ejecutivo en 2017.

Ahora, ostentando a la par la vicepresidencia del área económica, El Aissami tiene uno de los cargos más importantes de Venezuela cuando la producción de crudo del país es de poco más de 700.000 barriles diarios, cifra muy pobre en una nación que ofertaba más de tres millones de barriles en 2008.

Sucesor del general Manuel Quevedo, cuya gestión como ministro de Petróleo y presidente de PDVSA fue duramente cuestionada, El Aissami fue acercado en febrero por Maduro al sector petrolero al ponerlo a la cabeza de una comisión para “reestructurar” la compañía estatal. Desde entonces, fueron encarcelados varios directivos acusados de corrupción e incluso de entregar “información confidencial” a Washington.

INFOBAE

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry