La monja María Telles Fajardo, colombiana, de 64 años y más conocida como “Sor Marina”, es miembro de la orden de las Hermanas Trinitarias. Supuestamente, se dedica a acoger y educar en hogares en Núñez, San Miguel y Boulogne a chicas menores de edad que están bajo medidas de abrigo, tuteladas por juzgados de familia.

En la mañana de ayer, Telles Fajardo fue detenida. Efectivos de la DDI de San Isidro de la Policía Bonaerense allanaron las sedes de las Hermanas Trinitarias y la arrestaron en el marco de una causa por abuso sexual: “Sor Marina” fue acusada de abusar sexualmente de una menor que vivía en uno de los lugares a cargo de las religiosas. Pero no fue un hecho aislado.

La víctima, que al momento de los hechos tenía 14 años, declaró en una cámara Gesell este último lunes. Relató cómo la religiosa la tocó en sus órganos genitales y en los glúteos con la ropa puesta en repetidas ocasiones en la cocina del hogar de Boulogne, en medio de tareas habituales durante 2020.

También que la monja la espió desnuda este año, mientras se bañaba, y luego de que los ataques cesaran por un tiempo pudo contar lo sucedido.

Más tarde, en la indagatoria, “Sor Marina”, quien era la encargada de la cocina, negó los abusos y dijo que todo podría ser un malentendido, que a la víctima podría “haberla rozado”. La chance de rozarse en esa cocina, que mide ocho metros de largo, según pudo comprobar la Justicia, parece escasa.

El caso es investigado por Marcelo Fuenzalida, titular de la UFI Especializada en Delitos Conexos a la Trata de Personas de San Isidro, tras una denuncia realizada el 22 de abril último. En un principio se conoció una sola víctima, pero el fiscal sospechó de ataques a otras menores que vivieron en el hogar, que aloja exclusivamente a niñas.

Efectivamente, poco después se supo que no se trataba de un hecho aislado.

“Sor Marina”, tras su arresto

Luego de conocer la noticia de la detención de Telles Fajardo, el obispado de San Isidro emitió un comunicado en el que reveló que en octubre del año pasado otra miembro de Hermanas Trinitarias también había sido denunciada por abuso sexual en el establecimiento de Boulogne.

“En el mes de octubre del año pasado, se toma conocimiento de un/a menor que denuncia en la Justicia un presunto abuso por parte de una religiosa que vivía y trabajaba en el hogar ‘Comunidad de Hermanas Trinitarias’, perteneciente a la Congregación de las Hermanas Trinitarias, con sede en Boulogne”, contaron desde el obispado.

Y agregaron: “En ese mismo momento se pidió a las autoridades de la Congregación iniciar la investigación canónica correspondiente. Al percibir una demora en el inicio de la actuación por parte de la mencionada Congregación, el Obispado decidió de oficio comenzar el proceso”.

Según supo Infobae, esa causa está radicada en la UFI de Violencia de Género de San Isidro que dirige Laura Zyseskind, la fiscal que logró la condena a prisión perpetua al femicida Fernando Farré, y no avanzó porque la víctima no se presentó a declarar luego de ser citada.

“Vino para entrevistarse con la psicóloga pero luego no concurrió a la audiencia”, explicaron a este medio fuentes judiciales.

Se trata de una joven mayor de 16 años -con lo cual no declara en cámara Gesell- que se había fugado del hogar junto a otras chicas. Las fuentes agregaron que de ese grupo solo pudieron dar con ella a pesar de una búsqueda exhaustiva.

La víctima volvió a ser citada y en la Justicia mantienen la esperanza de que se presente: ya se realizaron pedidos a los servicios locales que hacen el acompañamiento en caso de que así sea.

El hogar de las monjas en Boulogne

En tanto, desde el obispado de San Isidro se pusieron a disposición de la Justicia y ofrecieron los organismos propios de Protección de Menores para contener y acompañar a quienes se encuentren en grave situación de vulnerabilidad.

También afirmaron que “se exhortó a la Congregación a separar del hogar a quienes fueron denunciadas mientras dure la investigación”.

La postura se contrapone con la adoptada por las Hermanas Trinitarias, que calificaron el hecho de “cuanto menos confuso” y manifestaron su apoyo a Telles Fajardo.

“Ante las noticias públicas derivadas de una denuncia por un supuesto abuso sexual y la detención de una de nuestras religiosas, nos vemos en la obligación de manifestar a la opinión pública nuestro apoyo incondicional a la hermana Marina y particularmente poner de resalto el perjuicio irreparable que con todo ello se está generando en una congregación centenaria que ayuda denodadamente a jóvenes en todo el mundo”, expresaron en un comunicado.

“Confiamos en Dios y en la Justicia argentina, y estamos convencidas que todo esto se aclarará debidamente con una investigación judicial, con la cual colaboraremos en todo lo que sea necesario, invitando a las autoridades a conocer el lugar y la obra de bien que hacemos hace tanto tiempo, y ofrecemos los testimonios de todas aquellas chicas que ante la noticia en los medios se han puesto a disposición para declarar la obra y la calidad humana de todas las Hermanas Trinitarias”, concluyeron.

Tellez Fajardo está acusada del delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por una persona a cargo de la guarda de la víctima, en el contexto de un culto religioso. El abuso es considerado gravemente ultrajante dada su extensión en el tiempo.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry