La variante Ómicron del coronavirus también produjo un “tsunami” de casos en la Argentina.

Hubo una suba abrupta de personas que cursan la enfermedad COVID-19 en pleno verano y desbordes en los centros de testeos y en los servicios telefónicos de atención médica.

Los pacientes han sido tantos que ya se sabe que el 25% de los casos confirmados de COVID-19 desde el inicio de la pandemia se registró durante las últimas tres semanas.

La gran mayoría de los casos son leves, pero también aumentaron las internaciones en terapia intensiva por los pacientes graves y críticos y los fallecimientos.

La variante de preocupación Ómicron fue detectada inicialmente en noviembre en África. Ya se confirmó su presencia en 149 países.

En los primeros días de diciembre, se detectaron en Argentina los primeros casos de personas que habían estado en Sudáfrica, Emiratos Árabes, Estados Unidos, y México, entre otros países.

Según el último reporte del Instituto ANLIS/ Malbrán, que depende del Ministerio de Salud de la Nación, la variante Ómicron ya está en todas las regiones del país. Hay circulación comunitaria, y ha pasado a ser la predominante.

En la semana del 26 de diciembre pasado, el grupo de científicos había detectado a la variante entre el 55% y 94% de las muestras secuenciadas de los pacientes confirmados con COVID-19 y sin antecedentes de viajes en distintas jurisdicciones.

En cambio, en la primera semana de enero, en más del 91% de las muestras analizadas por los científicos del Malbrán se detectó a la variante Ómicron. “La circulación de variantes de SARS-CoV-2 se caracteriza actualmente por un rápido crecimiento de la variante Ómicron con un descenso concomitante en la detección de variante Delta en varias de las Jurisdicciones del país”, escribieron los científicos.

“Fue una diferencia muy grande con respecto a la etapa anterior. Cuando analizamos la variante Delta del coronavirus el año pasado, su crecimiento fue durante varios meses lento. En cambio, Ómicron se llevó todo.

Su propagación no fue escalonada como la de la variante anterior”, dijo la doctora Josefina Campos, científica a cargo de la investigación en el ANLIS/Malbrán. “El coronavirus nos sorprende día a día”, resaltó.

Consultada por Infobae, la doctora Carolina Torres, que forma parte del Proyecto País de vigilancia genómica del coronavirus y dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, e investigadora en virología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires y del Conicet, “hoy podemos decir que la variante mayoritaria en la Argentina es Ómicron sin ninguna duda, aunque no esté disponible el secuenciamiento de muestras de todas las ciudades.

Hubo un desplazamiento de la variante Delta, que fue la predominante entre agosto y diciembre. El repunte de casos que hubo desde diciembre ocurrió por la circulación de la variante Ómicron”.

Las fronteras de la Argentina estaban abiertas en noviembre y diciembre y hubo solo una limitación parcial para los que venían de África después que se identificó Ómicron, dijo el doctor Humberto Debat, biólogo molecular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) e investigador del Conicet.

Un estudio que hicimos en colaboración entre Proyecto País y el Instituto ANLIS/Malbrán indica que hubo múltiples ingresos al país con la variante Ómicron”.

La llegada y la propagación rápida de Ómicron hizo entonces que el 25% de los casos confirmados de COVID-19 en la Argentina desde el inicio de la pandemia se han reportado en las últimas tres semanas. Al 31 de diciembre pasado, el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud notificó 5.654.408 casos confirmados.

“El jueves 20 de enero, llegó a 7.576.335 casos. Dentro de ese total, hubo 1.921.927 casos confirmados que se notificaron en enero de 2022. Es el 25.3% del total”, señaló el físico Jorge Aliaga, de la Universidad Nacional de Hurlingham, quien hace un análisis diario de los datos abiertos por la cartera de Salud nacional.

Aunque la mayoría de los casos son leves, también crecieron los porcentajes de personas en terapia intensiva y los fallecimientos con la circulación de Ómicron.

Gracias a que más del 75% de la población ya tiene el esquema completo de vacunación contra el COVID-19, el número de hospitalizaciones no acompañó al explosivo aumento de casos de COVID-19.

Entre el 30 de diciembre y el 20 de enero, si se consideran los promedios semanales, las internaciones semanales reportadas en terapia intensiva por COVID-19 aumentaron el 149%, y las muertes semanales notificadas crecieron el 320%.

“Puede llamar la atención que las muertes subieron más que las internaciones en terapia intensiva en enero. Pero eso se debe que las internaciones en terapia intensiva por COVID-19 habían aumentado en las semanas anteriores”, señaló Aliaga.

El impacto de Ómicron en cuanto a la cantidad de casos llevó a que las autoridades sanitarias flexibilizaran los días de cuarentena para las personas que son contacto estrechos y ya están vacunadas con el fin de reducir el ausentismo laboral especialmente en el personal esencial para el funcionamiento del país.

Ante el desborde en los centros de testeos públicos, el 5 de enero se autorizó la venta de autotest en farmacias (empezarían la próxima semana) y ayer se cambió el criterio para priorizar quiénes deben hacerse las pruebas.

¿Por qué crecieron tanto los casos de personas con COVID-19 con Ómicron? Por un lado, se trata de una variante más transmisible que Delta y afecta más a personas ya vacunadas que se pueden contagiar aunque tienen alta protección contra la enfermedad grave.

“El avance de Ómicron fue favorecido también por la falta de restricciones tanto en el ingreso desde el exterior y entre las provincias del país y porque se hicieron más reuniones sociales y las fiestas de Fin de año entre personas que no son convivientes en diciembre”, afirmó el doctor Debat.

El país entero se “Omicromizó”. En Jujuy, la provincia más al Norte del país, el 18 de enero confirmaron la presencia de la variante y el Ministerio de Salud está pidiendo que la gente se vacune porque solo el 68% de la población tiene hoy el esquema completo y no se sabe si se podrá hacer el tradicional Carnaval de febrero en esa provincia.

Desde el otro extremo del país, Iván Gramundi, bioquímico y director del Laboratorio de Salud Pública de Tierra del Fuego, contó que allí la variante Ómicron fue detectada en diciembre a partir de una persona que regresó de México. “Nos sorprendió la circulación rápida en Tierra del Fuego.

Aún los casos de COVID-19 en nuestra provincia no han bajado. No sabemos hasta cuándo seguirá el aumento. Con Ómicron pasamos a secuenciar el 15% de las muestras de casos confirmados que nos llegan al laboratorio”.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry