Noemí Alvarado durante su exposición ante el Tribunal ayer a la mañana.
Noemí Alvarado durante su exposición ante el Tribunal ayer a la mañana.

Se abrió ayer el juicio contra Noemí Lucía Alvarado por abusos deshonesto y corrupción de menores. Una de las causas más de la Argentina sobre abusos de menores. El debate se realiza en la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia. En declaración ante el Tribunal, la acusada negó los cargos y en un momento de su relato estuvo a punto de quebrarse emocionalmente.

“Es todo mentira. Nunca ocurrió lo que se denunció”, espetó Alvarado, una jujeña de 82 años, maestra y profesora de lengua y literatura que se recibió en la Unne en la década del 70. Sus padres se radicaron en Resistencia. Con el tiempo formó pareja con Daniel Pacce, con quien se casó y tuvo hijos. Su esposo, ya fallecido, fue diputado nacional.

“Todos los hechos denunciados son falsos. Es un invento. No ocurrieron jamás. Quisiera hacer un repaso de lo que hacía en esos tiempos”, comenzó diciendo la mujer.

Alvarado recordó algunos aspectos de su vida. Tenía dos años cuando sus padres salieron de Jujuy y se radicaron en Resistencia. Después de terminar la primaria y la secundaria, estudió para maestra. Más tarde se formó como profesora de lengua y literatura en la Unne. También es profesora de piano.

“Me formé y gran parte de mi vida me dediqué al trabajo. Alternaba mi ocupación en el Instituto de Vivienda con la docencia por lo que casi no estaba en casa y mi esposo también, porque se dedicaba a la política”, narró.

Mencionó a su tía Flora, a la que describió como mujer de crianza en el campo, honesta, trabajadora y muy recta. Se dedicaba a los quehaceres domésticos y preparaba la comida. En éste sentido, Alvarado dijo que Flora no iba a permitir situaciones como la que se denunciaron.

En un momento de su relato, habló de la relación con familiares, diciendo que no había problemas. También acotó que con frecuencia se festejaban cumpleaños en su domicilio y que después de compartir una comida cada uno se retirada a su casa.

Desde la Fiscalía y la querella no se hicieron preguntas. La defensa la interrogó sobre un incidente familiar que se produjo tras la muerte de su hermano.

 

Ronda de testigos

La Secretaría del Tribunal informó que el jueves 13, desde las 8, en la continuidad del juicio están citados los testigos Rosalía Alvarado, Maria Belén Duet, las denunciantes. Además, Victoria Duet y Silvana Pérez.

En tanto que el viernes 14 lo harán Leandro Moglia, Valeria Moglia, Carolina Fuller y Adriana Canteros.

 

Pedido del fiscal

El fiscal de Cámara Sergio Cáceres Olivera pidió al Tribunal que se contemple la posibilidad de que la testigo Valeria Moglia brinde su testimonio con el acompañamiento de una persona de su confianza o una profesional de psicología. Basó su pedido teniendo en cuenta que Valeria Moglia atraviesa una situación de vulnerabilidad y en su exposición puede hacer referencia a situaciones de índole sexual. Además, el fiscal advirtió que Valeria sufrió una crisis emocional cuando la notificaron que debía declarar en el juicio.

Desde la defensa se puso reparo sobre el planteo del fiscal y consideró que “es algo nuevo que se trae al juicio”. En tanto el Tribunal dijo que analizará el pedido del fiscal.

 

Autoridades

El Tribunal está integrtado por, Ernesto Azcona como presidente secundados por los vocales María Virgnia Ise   y Natalia Kuray. En el Ministerio Público se desempeña Sergio Cáceres Olivera.  La defensa está a cargo de Lidia Lezcano y Ricardo Urturi y los querellantes son Amira Nahir Barud y Kevin Boss Nielsen. Las víctimas, Rosalía Alvarado y María Belén Duet, asistieron al juicio de manera virtual.

 

La causa

Se trata de la causa N° 21.453/2016-1 en la que Noemí Lucía Alvarado llega imputada como “partícipe necesario de abuso deshonesto en concurso ideal con corrupción de menores en calidad de autora” y, también se agrega el expediente N° 30.631-2016-1 “corrupción de menores en calidad de autora”.

La denuncia se formalizó el 15 de junio de 2016 y el viernes 6 de diciembre de 2019 la titular del Juzgado de Garantía N° 3 Rosalía Zozzoli elevó la causa a juicio luego de rechazar los planteos de la defensa. Durante la audiencia, la defensa de la imputada, doctor Lidia Lezcano de Urturi, pidió que se archive la causa y el fiscal Cáceres Olivera ratificó la elevación a juicio de la misma así como también el abogado querellante Paulo Pereyra.

 

El caso

Después de la denuncia, el 15 de junio de 2016, se abrió la investigación que determinó que los hechos ocurrieron durante la década de los ochenta, cuando las víctimas tenían 6 y 3 años. Las damnificadas decidieron exponer la traumática vivencia que padecieron basándose en lo que contempla la Ley Nacional N° 27.206 sobre los tiempos de las víctimas, que canceló la prescripción del delito de abuso sexual en la infancia.

En la denuncia señalaron al ex diputado nacional Daniel Pacce y a su esposa Noemí Alvarado de Pacce, por haber abusado de ellas durante su infancia.

La investigación llevó adelante la Fiscalía N° 9, a cargo de la fiscala Daniela Meiriño, quién archivó las causas por considerarlas prescriptas porque los supuestos hechos sucedieron antes de la entrada en vigencia de la norma. Sin embargo, esa decisión se apeló. El juez de Garantías Nº 2 de Resistencia, Horacio Sandoval, hizo lugar al pedido y levantó el archivo derivando la instrucción de la causa en manos del fiscal coordinador del Equipo “C”, Sergio Cáceres Olivera.

Con la muerte del principal imputado, Daniel Pacce, a mediados de 2018, el representante del Ministerio Público Fiscal avanzó con la investigación hasta concretar la elevación de la causa a juicio oral, tras ser confirmado al frente de la investigación ante el rechazo a una recusación de la defensa de la imputada.

 

Sin público

Ante la pandemia de coronavirus, la Cámara del Crimen N° 3 dispuso que las jornadas serán presenciales solo para integrantes del Poder Judicial, defensores particulares, imputados y testigos que no integren grupos de riesgo. Los que estén comprendidos dentro de los grupos quedarán exceptuados de asistir y participarán en forma virtual.

Quienes participen deberán respetar el protocolo de buenas prácticas en bioseguridad para la realización del debate a fin de lograr un espacio seguro que proteja la salud, manteniendo las medidas de seguridad imprescindibles para evitar contagios.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry