Ayer a la tarde, familiares de Elvis Benítez, el joven que tenía 18 años el pasado 22 de diciembre cuando fue visto por última vez, se concentraron en la plaza 25 de Mayo para exigir avances en la investigación sobre el paradero de esa persona sobre la que no hay indicio alguno de su localización.

Érica Romero, madre del muchacho, reiteró que su hijo no aparentaba tener motivos para irse sin aviso de su hogar y señaló que el papel de los medios de comunicación en dar a conocer su historia le permitió reforzar su búsqueda que, por el momento, es infructuosa.
“No puede ser que una persona desaparezca así porque sí”, reflexionó la mujer que desde aquel 22 de diciembre de 2017 inició una desesperada búsqueda que pasó por la provincia de Salta y la de Formosa, sobre todo en la localidad de Clorinda, donde se aseguró que lo habían visto.

Elvis no se llevó su DNI ni el de su bebé que, ahora, tendría 10 meses de vida. Ni siquiera la madre de la criatura recibió indicio alguno el día de la desaparición del joven. “Él tenía planes”, relató Érica sobre el momento que vivía su hijo desde que había nacido su nieto. Sin embargo, el presente ahora es otro y muy incierto.

El motivo de la concentración en la plaza central fue exigir a las autoridades provinciales mayores detalles sobre la investigación, porque para algunos de los presentes “en la provincia pasan un montón de cosas”. Mientras tanto, Romero adelantó que los próximos días irán a la fiscalía para mantener vigente la búsqueda, al tiempo que la madre de Elvis confirmó que recibirán más ayuda a nivel nacional para incrementar las tareas.

Vale recordar que todo comenzó el 22 de diciembre de 2017, a las 8 de la mañana, cuando su amigo de toda la vida despidió a Elvis en la parada de colectivos de la esquina de avenida 9 de Julio y calle 8 de Resistencia. Desde ese momento nunca más se tuvieron noticias de él. El muchacho no tenía teléfono celular y se manejaba mediante redes sociales.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry