El ministro de Seguridad de la Provincia del Chaco, Martín Nievas, reconoció que hubo un aumento en algunos índices delictivos, principalmente en los robos y ataques contra la propiedad. En tal sentido, consideró que esto va de la mano con la “crisis económica, la inflación y la falta de trabajo”.

Chaco tuvo un incremento en los principales índices de inseguridad entre 2015 y 2016, donde los robos aumentaron un 4%, los hurtos un 10% y los homicidios dolosos un 11%.

Martín Nievas dialogó con Radio Ciudad, donde detalló: “Efectivamente hubo un aumento en hurtos y robos. Si uno tiene que los delitos contra las personas, contra la administración pública, o que no tengan que ver con la afectación del patrimonio no se modifican o tienen variaciones mínimas y ve que los delitos de robo y hurtos crecieron hay que preguntarse a qué obedece esto. Nosotros creemos que obedece a la crisis económica, la falta de trabajo y la inflación que vive el país y al no acceso a determinados bienes”.

“Es decir, que creemos que este esquema de desigualdad producto del no acceso de grandes franjas de la población a determinados bienes, puntualmente en algunos en estado de vulnerabilidad, los coloca en una plataforma de posibilidad de encontrar en el hurto o el robo la posibilidad de procurarse eso que hoy la realidad económica les impide”.

Respecto a los homicidios, entre 2015 y 2016 hubo tres crímenes más en la provincia, alcanzando la dura cifra de 70 asesinatos. De acuerdo un informe del Snic, esto dejó a la provincia con una tasa de 6,1 homicidios por cada 100 mil habitantes, una décima por encima de la media nacional. De acuerdo al informe del Ministerio de Seguridad de la Nación, Tierra del Fuego tiene la tasa más baja con 1,9 mientras que la más alta la tiene Santa Fe, con 10,7.

No obstante, Nievas alegó que “Tenemos nuestro propio esquema de información. En la provincia del Chaco tenemos la más baja tasa de homicidios de la mayor parte de la Nación argentina, obviamente mucho menor que la provincia de Buenos Aires y también en partes de la Ciudad de Buenos Aires”, afirmó.

En este sentido, aclaró que la gran mayoría de estos crímenes se dan entre personas que tienen algún tipo de parentesco, dando a entender que pocas de estas muertes tienen vinculación con hechos de inseguridad y agregó que “en el año 2015 comparativamente con el 2016 hubo una muy leve variación. Nosotros estamos entre 5,5 y 5,9 que es lo que fue el año pasado en materia de homicidios y estamos trabajando para que esos números no aumenten”.

“No podemos negar la existencia del delito, lo que sí, uno trabaja para evitar que esto vaya in crescendo. Uno trata de trabajar desde la base de la causa del problema, no atacar las consecuencias. Y en el resto de los delitos que son más públicos, nosotros hacemos hincapié en el esquema de prevención, evitando que los delitos sucedan y no preocuparnos por la investigación y la represión, que es la consecuencia”, puntualizó.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry