Un hombre murió en Austria y otros más están en cuidados intensivos después de que asistieron a una “fiesta covid” en un intento por contraer la enfermedad y obtener el pase sanitario exigido por el gobierno para entrar a los sitios públicos.

La víctima fatal de la fiesta es un hombre de 55 años quien falleció la semana pasada tras infectarse con el virus pandémico en un evento realizado en la ciudad de Bolzano, en el Tirol del Sur, al norte de Italia.

De acuerdo a los reportes de medios locales por lo menos otras tres personas más, incluido un menor de edad, fueron hospitalizadas en la región alpina después de contraer el virus en eventos similares.

Para los funcionarios de salud, los pacientes son antivacunas que buscan infectarse deliberadamente para que una vez superada la enfermedad puedan obtener el el certificado de covid-19 de la Unión Europea, el cual se actualmente es exigido para ciertas actividades de trabajo y esparcimiento en Italia, Austria y otros países europeos.

En estas fiestas covid hay uno o varios contagiados y el resto de asistentes entra en contacto estrecho y deliberado con ellos, besándolos, compartiendo bebidas o abrazándolos. (imagen ilustrativa)

Dicho certificado sólo se puede obtener aplicándose alguna de las vacunas o demostrando que se contrajo la enfermedad y se logró recuperar de ella en los últimos seis meses.

“Hemos recibido más de un informe de médicos cuyos pacientes admitieron haberse infectado a propósito”, dijo al respecto Patrick Franzoni, coordinador de la unidad anti-covid-19 en Bolzano en declaraciones al periódico italiano Il Dolomiti.

“Hacen esto para desarrollar anticuerpos y así obtener el certificado covid-19 sin tener que vacunarse. Hay consecuencias a largo plazo, e incluso los jóvenes pueden terminar en el hospital”, agregó.

Según Franzoni en estas fiestas asiste por lo menos una persona infectada y el resto, sabiendo esto, deliberadamente se ponen en contacto cercano por el portador, abrazándolo, besándolo o compartiendo bebidas.

Las fiestas se llevan a cabo en habitaciones cerradas donde fácilmente se pueden propagar los contagios. “Entre cinco y diez personas por noche” pueden infectarse, dice el funcionario.

Estas fiestas están siendo investigadas por la Fiscalía de Bolzonaro, que las llama “coronafiestas”.

Sin embargo, las autoridades creen que la práctica se extiende a países como Austria y Alemania, que recientemente han endurecido sus medidas contra el coronavirus. Además, se presume que algunos padres antivacunas involucran a sus hijos en estas fiestas.

Bolzano es una de las áreas más afectadas en Italia por el coronavirus, que vio su pico más alto de contagios en la pasada ola invernal, la cual también aumentó considerablemente los contagios a lo largo de la zona fronteriza que comparte con Austria.

Uno de los kits vendidos para autoinfectarse con COVID-19 en Países Bajos, una de las estrategias usadas por los antivacunas para optener sus certificados covid sin vacunarse.

Este último país, se convirtió la semana pasada en el primero de toda Europa en volver a imponer un confinamiento generalizado desde que se está vacunando a la población del mundo.

Países Bajos es otro de los lugares donde se plantean regresar a las restricciones más severas por el aumento en los contagios y las muertes.

Ahí la población antivacunas también ha ideado formas insólitas de contagiarse deliberadamente del virus antes que recibir un inmunológico.

Se reportó recientemente la venta de kits de autocontagio equipados con ampollas y jeringas para que las personas se inyecten voluntariamente del virus, e incluso agregan un test de antígenos para comprobar el contagio efectivo.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry