España fue demoledora en la final del Mundial de Básquet y se impuso con autoridad en el partido decisivo en Beijing. Ganó por un contundente 95-75 y consiguió así su segundo título.

Los ibéricos llegaron a tomar una distancia de 17 puntos (31-14) promediando el segundo cuarto gracias al buen ingreso de Rudy Fernández (dos triples) y el trabajo en la pintura de los hermanos Juancho y Willy Hernangómez. A la Argentina le costó mucho dominar los rebotes de ataque, España le tomó diez en el espacio aéreo y encima, Luis Scola no pudo sumar puntos en la primera mitad.

Pero Argentina nunca se rindió y fue achicando la brecha (13-14). Primero con ocho puntos seguidos de Nicolás Brussino y más tarde, con el ingreso de Laprovíttola (9 en la primera mitad).

En el complemento, los de Scariolo reafirmaron su dominio con un Marc Gasol intratable por momentos. El pivote se combinaba con Ricky Rubio en ataque para hacerle la vida imposible a la Argentina. Fue todo rojo el tercer cuarto: 66-47.

Argentina intentó vender cara la derrota en la final, pero nunca pudo imponer su ritmo de juego. Con la holgura de la ventaja cosechada a lo largo de los cuartos anteriores, España cerró mejor el partido y festejó su segundo título en la historia. Para destacar, la bravura de Gabriel Deck, máximo anotador albiceleste con 22 puntos.


COMPARTIR