Una parada de camiones, ubicada a 20 minutos a las afueras de Baton Rouge, Florida, tiene un camello llamado Caspar en un corral. Una pareja, que no fue identificada, se detuvo en la parada de camiones para que su perro hiciera sus necesidades.

En un momento, según el informe policial, la pareja arrojó golosinas a su perro debajo de la reja del camello, el cual ingresó al corral del dromedario y comenzó a interactuar con el animal. Los dueños del can, asustados, entraron a "rescatar" a su mascota y el camello terminó sentándose sobre la mujer.

"Mordí sus bolas para sacarlo de mí, mordí sus testículos para sacarlo de mí", dijo la mujer.

La investigación encontró que la pareja había provocado al camello. "El camello no hizo nada malo", dijo el dueño del animal. "Ellos fueron los agresivos. El camello estaba haciendo su rutina normal".

Las autoridades no encontraron razones para responsabilizar a los dueños de la parada de camiones por las lesiones ocasionadas por el camello, ya estaba encerrado y había carteles de advertencia para los visitantes.


COMPARTIR