Los controles de tránsito y alcoholemia que todos los fines de semana realizan inspectores de la Municipalidad de Resistencia, terminaron con 9 motocicletas y 7 autos retenidos, por diversas infracciones, mayormente por conducir en estado de ebriedad.
La madrugada de ayer se tornó tensa cuando el acompañante de un motociclista, se negó al procedimiento queriendo evitar el traslado de su moto al corralón. Su amigo - quien manejaba la moto - tenía 1,75 de alcohol en sangre, superando lo permitido para conducir que es de 0,2 g/l. Ambos jóvenes llegaron al control con un aspecto sucio –manchados con tierra- como consecuencia de haber caído con anterioridad y no podían mantener el equilibrio por causa de la ingesta de bebida alcohólica.
El propietario del vehículo, insulto a los uniformados e intentó romper las fajas de seguridad de la moto para escapar, motivo por el cual la policía tuvo que intervenir para poder calmar la situación y finalizar el procedimiento.
Los vehículos demorados en los controles de alcoholemia realizados entre el sábado y el domingo a la madrugada presentaron serias irregularidades en la documentación, con un mayor índice de alcoholemia positiva.

Del total, 9 correspondieron a motocicletas mientras que 7 de ellos fueron automóviles. Y se confeccionaron alrededor de 45 actas de infracción.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry