El ministro de Justicia de Brasil, el ex juez Sérgio Moro, lanzó hoy un contraataque desde el Poder Ejecutivo y pidió a la fiscalía investigar la veracidad de un testigo que vinculó al presidente Jair Bolsonaro con uno de los asesinos de la concejal Marielle Franco, un escándalo que abrió una severa crisis en el gobierno.

A pedido de Bolsonaro, Moro le pidió al fiscal general, Augusto Aras, investigar al testigo, un portero del barrio cerrado donde vive el presidente, por "inconsistencias y contradicciones" porque pueden ser producto de delitos como obstrucción a la justicia, falso testimonio o denuncia calumniosa".

Moro dijo que el testigo puede haberse equivocado o haber sido inducido al error y por lo tanto debe ser posible que lo escuche la Policía Federal, que depende del gobierno nacional y no de la policía civil de Río de Janeiro.

Bolsonaro, en un video en el que aparece completamente exaltado y que publicó el martes poco después de que un reportaje de la televisión Globo vinculara su nombre a la investigación por el asesinato de la concejala izquierdista, negó todas las insinuaciones y acusaciones.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry