Moria Casán se quebró al contar una pelea que tuvo con Sofía Gala: “Estuvimos separadas un largo tiempo”

176

“Hoy es un día de emociones. Yo te voy a decir una cosa de tu hermana”, dijo Moría Casán cuando estaba entrevistando a Mimi Pons en “Incorrectas”, América.

“Mi hija amó a tu hermana (Norma Pons) y viceversa. Sofía quedó embarazada mientras trabajaba con ella y Silvia Pérez en ‘Secretos entre mujeres’ y compartíamos una sala en el Multiteatro. Yo con ‘Una familia poco normal’, de Gerardo Sofovich”, reconoció la conductora.

El día de la muerte de Norma Pons, Gala no estaba enterada y Moria relató ese momento que tuvo que darle la noticia a su hija.

“Ella estaba en la casa con un amigo y estaba a punto de parir. Para que no se enterara de golpe y le pasara algo, la llamo y le digo ‘pasó una cosa muy triste. No tiene que ver con nuestra familia o con alguien directo, pero es alguien que vos querés mucho: murió Norma'”, dijo Moria.

“El grito, el llanto que pegó fue impresionante”, recordó Casán. “Estábamos trabajando en C5N haciendo ‘Malas Muchachas’ y Sofía estaba con problemitas de adicción. Yo tenía a mi nieta hacia dos días y tenía que grabar. Ella no venía. Mandé a tocar timbre a la casa, pedí que la buscaran, pero nadie sabía dónde estaba”, agregó.

“Hice un móvil antes de empezar a grabar para El diario de Mariana y empecé a pedir que me ayudaran a buscar a mi hija. No sabía dónde estaba. Después apareció en la grabación, pero llegó tarde, a mí me agarró un ataque, me filmaron todo y le dije que se vaya. Eso para Sofía fue una gran vergüenza porque quedó muy expuesta en un momento grave que estaba pasando con las adicciones”, rememoró Moria entre lágrimas.

“Eso la puso peor y provocó que estuviéramos separadas por un largo tiempo. Norma (Pons) fue la única que un día dando una nota dijo: ‘No la traten mal a Sofía’ porque había muchos que la castigaban mal. Yo como estaba muy enojada no me daba cuenta. Después me amigué con mi hija”, añadió.

“Tu hermana tuvo que ver mucho en la defensa de Sofía porque para mi hija yo la engañé, fui como una mamá traicionera por todo lo que conté. Mi hija es lo más grande que tengo. Ella en ese momento no me lo perdonó, pero quizás si yo no la exponía demasiado, ella no iba a salir”, completó.

Y por último, muy emocionada, confesó un momento muy especial en la vida de ambas: “El 3 de diciembre que nace Dante, ese mismo día a los 15 minutos de nacer mi nieto querido, un señor de Narcóticos Anónimos (NA) le entregó una medallita a mi hija para decirle que estaba limpia de las adicciones”. PRIMICIAS YA