En los últimos días, se dio a conocer una historia que involucra a un pasajero que necesitaba llegar hasta Chaco desde Mar del Plata y a dos remiseros que mintieron y pusieron en riesgo a otros por sus actitudes irresponsables.

El episodio, que terminó con los dos remiseros imputados de incumplir la cuarentena y con 14 días de aislamiento, ocultó en el fondo un motivo superficial o de real codicia, ya que ambos protagonistas de Miramar lo hicieron para no declarar el viaje a la remisería y así eludir el pago del porcentaje correspondiente.

Todo comenzó el jueves pasado, cuando un remis llegó hasta el retén de salida que el partido de General Alvarado tiene en la ruta 77 y allí informaron que el destino era Balcarce. El motivo, según argumentaron en un principio, era realizar una reparación del vehículo en la ciudad serrana, pero en realidad  fue la coartada para ocultar un recorrido que abarcaría aproximadamente unos 1400 kilómetros.

Las horas pasaron y el retorno que debía ser en pocas horas se extendió hasta los dos días, por lo cual cuando quisieron reingresar a la ciudad en horario nocturno, el último domingo, anunciaron lo que realmente había sucedido mientras el personal de seguridad les labraban la infracción por no respetar el DNU de la cuarentena.

“Viajaban dos para turnarse y manejar, pasaron a buscar un pasajero por Mar del Plata y la idea era llegar hasta Chaco, pero como no los dejaron ingresar la persona quedó en el límite de esa provincia del lado de Santa Fe”, dijo a La Capital, el director de Tránsito y Nocturnidad, José Casas.

“Argumentaron que el servicio no fue declarado para evitar la comisión en la agencia. El dueño de ese comercio desconocía el viaje y dijo que no era un automóvil de su propiedad sino que operaba como contratado”, amplió el funcionario.

Los dos choferes, además de recibir la infracción, están realizando la cuarentena obligatoria de 14 días en sus domicilios de Miramar, donde según trascendió, debieron implementar una separación entre los ambientes debido a que conviven con otras personas.

“Estamos en contacto permanente con integrantes de la Asociación de Remises para tratar de no repetir este tipo de episodios que pueden causar graves problemas, por eso vamos marcándole pautas y errores que observamos para que tomen recaudos necesarios. Ambos domicilios están siendo monitoreados por personal de salud y policial para que estas personas no salgan”, destacó el responsable de Tránsito municipal.

Retenes

Actualmente existen varios puestos de control en los límites de General Alvarado, los cuales están divididos en las rutas 11, 77, 88 acceso a Otamendi, camino Independencia e ingresos a Mechongué y Mar del Sud.

“Estamos siendo rigurosos en los retenes pidiendo la documentación necesaria que les permita ingresar a nuestro distrito, independientemente de los permisos de circulación que la gente saca vía internet. Tenemos más de 30 personas afectadas de nuestra área, más personal policial y voluntarios”, concluyó Casas.

Fuente: La Capital Mar del Plata

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry