El pasado domingo por la noche la meca del turismo mexicano sufrió una de sus más sangrientas noches cuando dos sicarios ingresaron con armas de alto calibre a un club nocturno y abrieron fuego contra los asistentes, dejando como saldo siete personas muertas.

Las autoridades han descartado que haya turistas entre las víctimas del suceso, ocurrido en un popular barrio a las afueras del municipio, donde concurren mayoritariamente los residentes de la zona turística.

Tras el tiroteo, los dos sicarios huyeron en un coche que los esperaba fuera del local. Seis personas murieron en el bar, mientras que la séptima falleció minutos después mientras era atendido en el hospital.

Antecedentes

No es la primera vez que la Rivera Maya, una de las zonas más turísticas de México, es acechada por la violencia. En enero de 2017 un comando armado agredió a balazos la concurrida discoteca Blue Parrot mientras se llevaba a cabo un festival de música electrónica. El ataque dejó un saldo de seis personas muertas.


COMPARTIR