El éxodo de empresas de la Argentina no se detiene. En este caso se trata de MetLife, que en las próximas horas podría anunciaría su salida el país.

Si se cierra la negociación que por estás horas está en curso, la aseguradora estadounidense dejará de operar su cartera de seguros de vida y se transferirá a la local Grupo de Servicio y Transacciones (GST), presidida por el banquero Pablo Peralta y que tiene como CEO a Isela Costantini, ex titular de la filial argentina de General Motors y de Aerolíneas Argentinas.

Actualmente MetLife opera en el país el negocio de seguros de vida y patrimonial que cuenta con 400 empleados. Además, brinda servicios globales de modelaje actuarial para oficinas de la multinacional en todo el mundo. Ese segmento tiene unos 150 empleados.

La multinacional MetLife comenzó en 2019 un proceso de revisión de sus inversiones a nivel global y en ese sentido ya se desprendió de algunos negocios en distintas partes del mundo como Estados Unidos, Grecia, Polonia y Japón

La multinacional comenzó en 2019 un proceso de revisión de sus inversiones a nivel global y en ese sentido ya se desprendió de algunos negocios en distintas partes del mundo como Estados Unidos, Grecia, Polonia y Japón.

El año pasado, Grupo de Servicio y Transacciones (GST) compró la división de MetLife Seguros de Retiro y ahora la firma estadounidense busca desprenderse del resto de la operatoria. En ese marco, la aseguradora mantendría su presencia en el país solo a través de la división que exporta desde Argentina servicios a filiales en la región. De manera oficial, y al igual que lo hizo el año pasado cuando vendió su negocio de seguros de retiros, la empresa asegura que “como parte de su política, no responde sobre rumores o especulaciones”.

GST es propietario de las aseguradoras Orígenes y Génesis. Además opera en la banca corporativa a través el Banco de Servicios y Transacciones y posee la firma Quinquela, con la que opera fondos comunes de inversión. También cuenta con empresas del sector inmobiliario, energético, agrícola y ganadero y financiero.

Cabe recordar que a fines de 2020 MetLife vendió su negocio de seguros generales en Estados Unidos a la aseguradora suiza Zurich por 3.940 millones de dólares.

Según detalló Infobae, ya son más de 20 las multinacionales que dejaron de operar en el país. Una de las últimas fue la empresa farmaceútica norteamericana Eli Lilly. Según explicaron, la decisión se debió a un cambio de “modelo de negocio” en el país y que Laboratorios Raffo, una empresa argentina, tendrá los derechos de comercialización y registros sanitarios de sus productos.

De todos modos, el retiro de Lilly no puede desligarse del éxodo de empresas que en el último año se fue acentuando en la Argentina y podría profundizarse con las compañías aéreas, según advirtieron la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Cámara Argentina de empresas Aéreas (Jurca) a raíz de la decisión del Gobierno de restringir el ingreso de pasajeros por vía aérea y del presunto desinterés oficial por solucionar los problemas derivados de esa medida, como los miles y miles de “varados” argentinos en el exterior y el quebranto que implica para las empresas mantener sus operaciones con tan pocos vuelos y tan pocos pasajeros.

En ese sentido, otras empresas grandes que dejaron el país son la cadena de supermercados Walmart, la chilena Falabella y la aérea Latam. Mientras que otras aerolíneas que dejaron de operar son Air New Zealand, Emirates y Qatar Airways, más algunas que suspendieron sus vuelos por el momento –British Airways, Ethiopian, Cubana de Aviación, Air Canada, Sky y las brasileñas Gol y Azul– y otras que cambiaron sus modelos, como Alitalia.

Entre las que dejaron de operar o redujeron su presencia local también están la low cost Norwegian, BASF, Axalta, PPG, Pierre Fabré, Saint Gobain Sekurit, Under Armour, Gerresheimer, Brighstar, Glovo y Asics. Ayer, la multinacional Dow anunció el cierre de su planta petroquímica en Santa Fe.

La pandemia fue la gota que rebasó el vaso para muchas compañías, pero la inestabilidad macroeconómica sumada a la falta de reglas claras para los inversores contribuyó fuertemente a que tomen la decisión de salir del país.

INFOBAE


COMPARTIR