En el mediodía de este miércoles se entregaron ante la Justicia Federal Alejandro Fischer, exapoderado de la Fundación Construir y Fátima Rigassio, pareja de Fischer, quien figura como propietaria de la empresa PIMP.

Rigassio pidió la prisión domiciliaria argumentando que es madre de menores de edad, situación que ahora deberá ser evaluada por la jueza Zunilda Niremperger.

Aún se encuentra prófugo Carlos Huidobro, dueño de la empresa Tecmasa.


COMPARTIR