El presidente Mauricio Macri se reunió este martes al mediodía en New York con el director gerente interino del Fondo Monetario Internacional, David Lipton, para “escuchar cuál es la visión” del organismo, en un momento de gran incertidumbre tras las PASO.

El encuentro duró unos 40 minutos y sucedió en la sede de la misión de la Argentina ante las Naciones Unidas, en un edificio en la Primera Avenida, frente al organismo internacional.

Antes de ingresar a la reunión, Macri había dicho a los periodistas argentinos que iba a “escuchar cuál es la visión del Fondo sobre lo que está sucediendo” en la Argentina.

Además de Macri y Lipton, del encuentro participaron el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Además, estuvo el director para el Hemisferio Occidental del organismo, Alejandro Sandleris.

En ese encuentro, que fue calificado por fuentes como más bien “político”, los argentinos buscaron destrabar el desembolso de 5.400 millones de dólares que el FMI debería haber evaluado en septiembre, pero que quedó en un limbo tras el resultado de las PASO y las turbulencias en los mercados que se desataron días después. Desde el Gobierno y desde el Fondo la postura ahora es más bien “wait and see”, (esperar y ver) qué pasa tras las elecciones de octubre.

Después de la reunión con Lipton, Sandleris se volverá para Buenos Aires, pero Lacunza viajará el miércoles a Washington para continuar el diálogo con el Fondo, ya de manera más formal y en el aspecto más técnico. En la capital estadounidense se volverá a reunir con Werner, pero se le sumará también el equipo técnico encabezado por Roberto Cardarelli, el jefe de la misión que ha viajado varias veces a la Argentina para examinar los números.

Si bien no hay demasiadas expectativas de que desde estas reuniones se traiga por ahora un resultado concreto, Lacunza mostrará los últimos números (el ministro ratificó que buscarán mantener el cumplimiento de las metas fiscales del programa) y el proyecto de reperfilamiento de la deuda pública que el Gobierno envió al Congreso la semana pasada y que también expuso ante los inversionistas en Nueva York.

Una posible renegociación del préstamo de 57.000 millones de dólares también es una de las cuestiones que está en debate, pero se estima que nada será alcanzado sin que se despeje la duda de quién será el próximo presidente.


COMPARTIR