Carlos Soto Dávila ahora ex el juez federal de Corrientes está acusado de beneficiar a narcos a cambio de coimas. Presentó el pasado viernes su renuncia ante el Ministerio de Justicia de la Nación, alegando "razones personales".

“Si el Gobierno nacional le acepta la renuncia, inmediatamente debería quedar detenido porque pesa sobre él un pedido de prisión preventiva”, confirmó el diputado Pablo Tonelli,miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación. "En los últimos tiempos ha sido que habitual que jueces investigados por el Consejo decidan renunciar", aseveró.

El ex magistrado había sido procesado en diciembre del año pasado por su par porteño Sergio Torres, luego de determinar su rol en una organización criminal de la que también eran parte dos secretarios de su juzgado, cinco abogados y la ex intendente de Itatí, Natividad Terán.

Como el procesamiento fue dictado con prisión preventiva pero el juez gozaba de inmunidad de arresto, el caso fue derivado al Consejo de la Magistratura de la Nación, donde el 26 de febrero próximo está prevista una audiencia de interpelación a cargo de la Comisión de Disciplina.

Torres ordenó además la indagatoria de Soto Dávila y su desafuero, así como la captura de sus dos secretarios, Pablo Molina y Federico Grau; y de cinco abogados vinculados a la causa Sapucay.

El magistrado correntino comentó en diciembre ante la prensa que es “una persona íntegra y perfectamente consciente de mi absoluta inocencia en este sentido, así que no tengo ningún inconveniente en presentarme y lo voy a hacer”.