En la noche del 10 de junio de 2010, armado con un cuchillo de combate, teñido de rubio para no ser reconocido, Wael Mannai viajó a Francia para matar a Eslam Kerkenni. La esperó en la puerta de su casa y cuando la vio llegar no dudó ni un segundo: la atacó de 17 puñaladas e incluso hirió de gravedad a un amigo acompañaba a la joven.

Las amenazas y las promesas de asesinarla se habían concretado. Los investigadores no tardaron mucho en confirmar quién había asesinado a la mujer, pero el femicida ya había iniciado su plan de fuga. Se subió a un tren con destino a Marsella y luego a un ferry, para volver a Túnez.

Una luz de esperanza se activó cuando el femicida fue arrestado muy lejos de su país. El 20 de febrero de 2017 en San Pablo, Mannai quedó detenido tras intentar quemar viva a una mujer con una bomba molotov. Allí se supo que, entre tantas irregularidades, la orden de captura internacional no se había activado. Los trámites se dilataron y Mannai logró librarse para seguir su plan de escape. La familia de Eslam sintió, ahí mismo, que la extradición y el cumplimiento de la condena quedarían en la nada.

Condenado y ya con pedido de captura internacional, increíblemente el femicida tunecino apareció en Formosa, a miles y miles de kilómetros de su país y de la Justicia que lo estaba buscando. El acusado, que se hizo pasar por brasilero, había entrado a esa provincia por un paso clandestino vía Paraguay, tras lo cual un vecino del barrio capitalino Eva Perón avisó al 911.

En ese momento, la situación era la de un supuesto brasileño que se había metido a territorio argentino ilegalmente. Quedó retenido y fue obligado a cumplir con la cuarentena de 14 días luego en la Escuela de Cadetes, casualmente.

"Se estableció que se trataba de un hombre que habría ingresado a la provincia por pasos no habilitados (Alberdi-Paraguay) vía fluvial, con intenciones de desplazarse vía terrestre hasta la provincia de Santa Fe, siendo en ese momento demorado por los efectivos", precisó la policía formoseña.

Una vez en el Centro de Alojamiento de la Escuela de Suboficiales y Agentes de la Policía y tras una investigación, la fuerza de seguridad aclaró que el hombre "había dado un dato falso en cuanto a su identidad como así sobre su nacionalidad, resultando en realidad que tenía otro nombre, que era de Túnez y contaba con un pedido de captura Internacional, por un hecho de asesinato, conforme a la Red de Noticias Interpol, el cual fue emitido por el Tribunal de Grande Instance Curt París".

Una sección especial de la Policía formoseña ingresó al Centro de Alojamiento donde se encontraba el hombre y procedió a su detención, para luego entregarlo bajo custodia a miembros de la Policía Federal Delegación Formosa, quienes trasladaron al detenido con la finalidad de proceder a su Extradición.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry