Con motivo de la celebración de la "Museo Maratón" dispuesta para el próximo 28 y 29 de mayo, la Logia Nº 99 de los masones de Santa Fe se prepara para abrir sus puertas en otra jornada donde sus "secretos", costumbres y reliquias particulares quedarán al descubierto para el público santafesino.

Los masones fueron protagonistas de los grandes momentos en la historia de Santa Fe. Desde el exgobernador Nicasio Oroño hasta el escritor Gastón Gori, sus aportes a la vida política y a la cultura son destacados.

Sin embargo, siempre se supo muy poco sobre el trabajo de la masonería que, durante muchos años, debió funcionar de manera secreta.

El sábado 28 y domingo 29 de mayo, la Logia Nº 99 Armonía abrirá sus puertas nuevamente en el marco del "Museo Maratón".

Apertura del templo

Después de muchos años en los que estuvo apagada la actividad de la masonería, sobre todo durante gran parte del siglo XX, en Santa Fe nuevamente se está dando un rebrote de nuevos miembros que se acercan a las cuatro logias que funcionan en la ciudad.

Un miembro del templo de la Logia Nº 99 "Armonía", Germán Coronel, contó cómo se vive el presente de la masonería en la provincia, en la previa de una nueva apertura de su templo para exponerlo en el evento "Museo Maratón".

Consultado por lo que significa la apertura del recinto, Coronel destacó que el objetivo es "abrir la masonería, siguiendo con este proceso de apertura hacia la sociedad y que conozcan el templo".

"Vamos a tener algunas charlas en las que se contará qué es lo que se hace adentro de este templo, podrán ver los símbolos y podremos dar explicaciones sobre los elementos que rodean este templo, puntualmente orientados en la búsqueda de la verdad.

Además podrán encontrarse con este recinto inaugurado en el año 1898, con mucho del mobiliario original", continuó.

El templo luce con matices que respetan y mantienen su aspecto original. Inaugurado en el año 1898 por la Logia Nº 99 autorizada a funcionar en Santa Fe desde 1890, hasta 2016 nunca se había abierto al público.

Muchos años pasaron para que el seno de la masonería santafesina se decida por abrir las puertas y dar a conocer sus costumbres, ritos y objetos característicos, rescatando que desde que se implementó esta política el movimiento masón se vio beneficiado.

A partir de ese momento se quintuplicó la membresía de la masonería en el país. Además bajó mucho el promedio de edad entre los miembros, puesto que antes el promedio era mayor a cincuenta años y ahora es mayor a treinta años.

Esto posibilitó que haya masonería en lugares que antes no había, habiendo masonería en todas las provincias cuando antes había solamente en 14.

La masonería en Santa Fe

"La masonería tuvo un pico de actividad y de legitimación social desde fines del siglo XIX, puntualmente desde 1880 hasta los años 30 del siglo XX, con la llegada de las dictaduras.

La masonería vivió una recuperación en los últimos años, cuando a partir del año 2008 se decidió abrir la institución a la sociedad y pasó de ser una sociedad secreta a ser lo que llamamos una sociedad discreta para que la gente conozca qué hace la masonería, una sociedad «de puertas abiertas»", según narra Coronel.

Hasta el 2008 era posible ingresar a la masonería solo si era propuesto por un miembro que apadrinaba al nuevo.

Actualmente se puede ingresar a la página de la Gran Logia Argentina de libres aceptados masones, llenar un formulario para que luego se contacten con uno para completar el proceso de ingreso.

Previo a este momento, en Santa Fe funcionaba una sola logia masculina, mientras que hoy funcionan tres logias masculinas y una femenina. En cuanto a la cantidad de miembros en la ciudad, son 250 aquellos partícipes activos que se involucran en las actividades en las cuatro logias. Luego aparecen aquellos que alguna vez pasaron el proceso de iniciación pero no participan activamente.

"El fin fundamental de la masonería es que las personas atraviesen un proceso de transformación íntimo y personal a través del cual pueda mejorar las instituciones de las que forman parte, haciendo también actividades filantrópicas.

Mayormente son actividades discretas porque la masonería no hace alarde de lo que es esa situación", sostuvo quien forma parte de la Logia Nº 99 "Armonía".

"Nunca hemos buscado reconocimiento del Gobierno, sí tenemos mucha relación con algunas instituciones de la sociedad civil y también con algunos estamentos con los que también tenemos contacto, pero no por reconocimiento sino para hacer alguna actividad específica.

Hay que tratar de derribar mitos que se pensaban de la masonería, que tiene que ver con esta cuestión del secretismo que genera incertidumbre en la gente, que se imagina cosas que realmente no pasan", concluyó.

Fuente: Uno de Santa Fe


COMPARTIR