La semana pasada, el Poder Legislativo aprobó por Resolución 1685 y declaró de Interés Provincial, Legislativo y Cultural el acto y homenaje, con motivo de la conmemoración de la Masacre de Napalpí, a realizarse en Colonia Aborigen el día 19 de julio del corriente año. La iniciativa partió de las diputadas justicialistas Andrea Charole, María Elena Vargas y la presidenta Elida Cuesta.

Además se encomendó la construcción de un monolito conmemorativo, adquisición de placas recordatorias, y emplazamiento de la piedra fundamental para la realización de un monumento recordatorio, a la memoria de las víctimas de la Masacre acontecida en Napalpí, a fin de inmortalizar el trágico suceso histórico ocurrido el día 19 de julio de 1924.

La resolución además establece que el monolito será emplazado en Lote Nº 39, Municipio de Machagai, Departamento 25 de Mayo y la colocación de la piedra fundamental en Ruta Nº 16 Kilómetro 145, en el 93º aniversario de la Masacre de Napalpí, el día 19 de Julio de corriente año.

La diputada Vargas recordó que “en el año 1924 el gobierno nacional como el provincial tomaron la decisión de aniquilar a todas las comunidades indígenas a lo largo de todo el suelo chaqueño, utilizando diversos modos, ya sea a través de la explotación de mano de obra en donde no recibían ninguna remuneración a cambio del trabajo realizado en condiciones infrahumana, esto fue la primera parte del proceso para destruir a nuestras comunidades”.

Como consecuencia de esta situación, añadió  “un gran grupo de pobladores Indígenas de la zona se manifestaron realizando una huelga, en donde denunciaban los maltratos y la explotación de los terratenientes, es por ello que el gobierno toma tan perversa medida, en la cual se produce la matanza de 200 indígenas de las etnias qom y mocoví a manos de la policía chaqueña y grupos de estancieros, asesinaron a niños, mujeres, ancianos y hombres, siendo sepultados en fosas comunes”.

En tanto, la diputada Charole expresó que “al menos hubo unas 700 víctimas, quienes no murieron por las balas policiales, fueron degollados con machetes y hachas. Este hecho fue desconocido por muchos años, como así también postergado en la historia del departamento”.

“Ninguno de los hombres que cometieron la masacre murió o resultó herido y nunca se realizó una investigación ni se llevó a juicio a los culpables. Alrededor de 130 policías y civiles, enviados por grandes estancieros rodearon a los grupos en huelga y dispararon con rifles durante 45 minutos. Es por este aberrante hecho que cada 19 de Julio se recuerda con mucho dolor, y por ello consideramos importante la realización de tan trascendentales obras del Poder Legislativo, por la cual inmortalizar el trágico suceso histórico”, sostuvo la diputada Andrea Charole.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry