Brian Arévalo, alias “Manitos de Miel”, cumplió sus 18 años el 14 de enero de 2017, edad legal para ser alojado en una cárcel de adultos.

El joven de frondoso prontuario, oriundo de Barranqueras, cumplía su pena en Resistencia, pero tras ser sancionado disciplinariamente a raíz de un desorden de importancia que armó en uno de los pabellones, dejando personas lesionadas, fue trasladado a Sáenz Peña. Allí, nuevamente tuvo inconvenientes con otros internos y el personal policial, por lo que fue trasladado hace tres semanas al Servicio Penitenciario de Charata, por sus continuos actos delictivos.

Sin embargo, lejos de mejorar su comportamiento, este lunes, Arévalo encabezó una revuelta con otros presos y atacaron a un interno a golpes de puños, e inclusive lo agredieron con una banqueta, por lo que debió ser internado en el Hospital Enrique V. de Llamas.

El hecho sucedió alrededor de las 13:40, momento en que personal del servicio dio aviso que siete internos del pabellón N° 4 que se encontraban en hora de patio, agredieron a otro interno Claudio Diaz, de otro pabellón, aprovechando la circunstancia que se encontraba en el sector de enfermería, provocándole lesiones en la cabeza y el cuerpo.

Inmediatamente se activó el protocolo de situación de emergencia donde se convocó a personal de comisaría y de la Policía quienes, pero rápidamente se logró controlar la situación. El detenido herido fue trasladado al hospital donde permanece internado en observación.

Según detallaron, sufrió un corte en la parte frontal de la cabeza; le realizaron puntos de sutura y la médica de guardia sugirió su internación en observación para realizarle estudios y determinar si afectó parte de la cabeza.

Desde la Alcaidía, aseguraron que se desconocen los motivos que llevaron a este desorden y que se está llevando adelante una investigación para determinar la razones por las que estos internos se levantaron contra esta persona. Una vez controlada la situación, los internos fueron examinados para descartar algún tipo de lesión, y posteriormente se iniciaron las actuaciones judiciales, administrativas y disciplinarias para sancionar a los internos que fueron partícipes.

En tanto la situación del joven “manitos de miel” fue comunicada a la Cámara del Crimen N° 3 de Resistencia y a todas las autoridades gubernamentales que corresponden, indicaron desde el Penitenciario.


COMPARTIR