La madre del joven desaparecido expresó su desesperación por la falta de apoyo en su causa.
La madre del joven desaparecido expresó su desesperación por la falta de apoyo en su causa.

A principio de año, precisamente el 2 de febrero, el chaqueño Gustavo Barrios desapareció en aguas del río Paraná cuando navegaba junto a seis amigos a bordo de una lancha. Desde entonces su familia lo busca de forma desesperada. La causa quedó caratulada como “supuesta caída” y se encuentra en manos de la Justicia correntina.

Ayer a la mañana, Mirta Mambrín, madre del joven de 24 años, brindó una conferencia de prensa en la fundación Acuña para que la búsqueda continúe y se haga justicia por su hijo que lleva ya más de siete meses desaparecido.

Es que la búsqueda, a manos de Prefectura Naval fue intensa, pero tras unos días cesó, tal lo indica el protocolo. Sin embargo, un mes después de la desaparición –y tras los incesantes reclamos, movilizaciones que la familia Barrios realizó- PNA retomó la búsqueda.

El 13 de agosto un mallonero halló un cuerpo en la zona de El Sombrero -en el Paraná- y alertó a las fuerzas federales, todo indicaba que podría tratarse del joven de 24 años desparecido, pero los resultados del ADN aún no llegan a la familia. La autopsia, en tanto, siquiera tiene fecha.

Hoy, a poco más de siete meses de su búsqueda, no hay indicios de Gustavo y su madre, Mirta Mambrín, pide que el gobernador Capitanich la reciba para avanzar en la causa.

“Necesito respuesta de él, que me ayude para llegar a la Justicia, a la verdad, qué pasó con mi hijo, qué hicieron. No puede ser que siquiera secuestren celulares, ni los detengan, está todo en el aire. No hicieron nada de nada”, dijo Mirta en alusión a los amigos de Gustavo que viajaban junto a él.

Es que los jóvenes, tras el hecho, declararon en Prefectura Naval y adujeron “no ver nada”, solo manifestaron que Gustavo debió haberse caído, ya que “de un momento para el otro no estaba más en la lancha”. Cabe destacar que todos dieron positivo de alcohol en sangre.

La madre contó que ni los amigos ni sus familias se acercaron a hablar con ella, “nunca tuve un contacto con las personas que estuvieron con mi hijo desde el primer día que desapareció mi hijo. Nunca un llamado telefónico para por lo menos decir, ‘señora quédese tranquila, deje de llorar’.

Todos se llamaron al silencio. Toda la declaración que hicieron ese día en Prefectura y nada más, siquiera los padres de esos chicos, por lo menos como madre, para decir yo le apoyo, le doy una contención como mamá´, nada”, lamentó Mirta.

La hipótesis de la madre

“Esto es una incertidumbre, es peor que saber que tu hijo está muerto”, aseveró la madre.

Consultada sobre alguna hipótesis, el medio Diario Chaco indicó que la madre contó que “todo es posible con esta gente”, tras estas palabras Mirta se quebró en llanto y comenzó a suplicar ayuda al Gobierno, a la vez que ratificaba que ni su cansancio ni su llanto, ni la falta de respuesta lograrían vencerla.

“Capaz que canse, pero a mí no me van a vencer fácil, le suplico que nos atienda que usted también es un ser humano, que esta gente de mierda diga dónde está mi hijo, no me van a vencer hasta llegar a la verdad a la justicia que me digan que hicieron con mi hijo”, manifestó.

Mirta sostiene que a su hijo lo tienen en otro país trabajando, o en otro lugar, considera que uno de los jóvenes con los que viajaba lo obligó a hacer algo que él no quería –y que tiene relación con el narcotráfico-, y a raíz de ello “hicieron desaparecer” a su hijo.

“Los cinco declararon que no se dieron cuenta, cómo no te vas a dar cuenta que cayó. Daniel Esteban es narco, yo no tengo más miedo, hace trata de personas, vende autos, casas, estuvo preso, sigue haciendo la suya, y por eso ellos declararon que cayó del lado de Corrientes, porque ahí es tierra de nadie”.

Y continuó, “considero que el narcotráfico está vinculado porque él -su hijo- vio algo que no tenía que ver y lo obligaron a hacer algo que él no quería hacer entonces ¿qué hicieron?, lo hicieron desaparecer no de vida, lo llevaron a otro lado y lo voy a decir hasta que mi hijo aparezca, hasta que el forense me diga lo contrario voy seguir diciendo que mi hijo está vivo y ellos lo tienen en otro lado, trabajando para ellos”.

Según contó Mirta, la causa no avanza e incluso sigue estando caratulada como “supuesta caída”, repudia que no haya “ni un detenido, ni un celular secuestrado”, y se aferra a realizar movilizaciones y conferencias para ser escuchada.

Señaló asimismo que debió contratar una abogada de Corrientes ya que la de Chaco no podía viajar hacia la vecina provincia. “Contraté una abogada que solicitó las imágenes de la cámara del puente, donde solamente me dijeron que funcionaba una, las otras no andaban”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry