En medio del debate entre oficialismo y oposición en torno al retorno a clases, el expresidente Mauricio Macri volvió a criticar al Gobierno por su política educativa en plena pandemia y reclamó el regreso de los chicos a las aulas.

“Un nuevo año comenzó y las definiciones sobre la apertura de las escuelas aún siguen sin resolverse. Las autoridades del gobierno nacional insisten en condicionar el retorno a clases a la situación epidemiológica, incluso cuando desde noviembre pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende la necesidad de mantener las escuelas abiertas porque se ha comprobado que los niños y adolescentes no son vectores principales de contagio y tienen más probabilidades de contraer el virus fuera del entorno escolar que dentro.

Además de los ya conocidos efectos secundarios que produce el confinamiento en su salud mental”, comenzó el ex presidente en un largo posteo a través de las redes sociales.

“No tengo dudas de que la inmensa mayoría de los argentinos esperamos esta noticia; porque miramos hacia nuestro alrededor y somos plenamente conscientes de que todo está permitido, excepto el ingreso de nuestros chicos a las aulas.

Eso responde a un orden de prioridades que debe ser revertido en la inmediatez si deseamos realmente construir un futuro próspero y con oportunidades para los jóvenes. Vamos a perder el potencial de una generación de jóvenes si las aulas siguen vacías”, sostuvo el exmandatario.

En elogio a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, Macri puntualizó: “La ciudad de Buenos Aires demostró que es posible abrir las escuelas, respetando los protocolos y las recomendaciones que establece el Ministerio de Salud.

Ese camino es el que esperamos que tome la Provincia de Buenos Aires, que tiene la enorme responsabilidad de educar a 5 millones de chicos -prácticamente la mitad del país”, expresó, en modo de dardo hacia la gestión de Axel Kicillof.

“Contamos con cientos de miles de docentes que en este último año se han convertido en “héroes sin capa”, como les gusta decir a las nuevas generaciones. Su compromiso y vocación permitieron continuar con los aprendizajes a pesar de las distancias y de las dificultades”, agregó el ex presidente, antes de llamar a sus simpatizantes “a la acción” concreta.

No dejemos que el debate sobre la educación continúe monopolizado por los líderes gremiales que durante los cuatro años de nuestro gobierno han dejado a los chicos sin clases por “luchas” que ahora parecieron abandonar.

En este último tiempo se han convertido en portavoces de las excusas del gobierno y no han sido capaces de disimular que sus intereses políticos son los que guían sus acciones y están por encima de las necesidades de los docentes y del derecho a aprender de los chicos”, reclamó en respuesta al planteo de algunos dirigentes de que hasta que no estén vacunados los maestros no deben volver a las aulas.

“Dicen que de todo debemos aprender y esta pandemia nos ha dejado más de una lección. El debate sobre libertades individuales e intervención del Estado se ha intensificado y, tristemente en nuestro país, el péndulo se movió hacia uno que limita al ciudadano en su movilidad, pero también en derechos universales como el acceso a la educación.

Tengo la esperanza de que juntos recuperaremos nuestros derechos individuales frenando a un Estado que busca hacer del control temporal algo permanente. Y en esa defensa, la educación y los chicos deben estar primero”, concluyó el ex mandatario, que pasa sus días de descanso en el country Cumelén, en Villa La Angostura.

El lunes pasado, el retorno a clases había sido uno de los temas tratados en la reunión virtual de la cúpula de Juntos por el Cambio. “¡La educación es prioridad! El ciclo lectivo debe comenzar el 17 de febrero en todo el país. Es la propuesta de Juntos por el Cambio”, fue la consigna compartida durante el cónclave, del que participaron dirigentes de Pro, la UCR y la CC-ARI de Elisa Carrió.

Las declaraciones del Presidente aparecen en medio de un giro estratégico tomado por la Casa Rosada en este punto. El ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó ayer que “después de la experiencia del año pasado” el Gobierno determina que “no es necesario” que la población esté vacunada para que el ciclo lectivo pueda comenzar en modo presencial, aunque sea de modo parcial.

El debate continúa, no obstante, con epicentro en la ciudad de Buenos Aires, que ya puso fecha para el inicio de clases: el 17 de febrero (en otras provincias comenzaría el 1 de marzo).

“Decididamente debemos empezar las clases con la mayor presencialidad posible”, dijo ayer el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, y destacó que se está trabajando desde Salud conjuntamente con el Ministerio de Educación porteño que conduce Soledad Acuña en una estrategia para que en las escuelas la asistencia de los alumnos “sea segura”.

Sus declaraciones fueron criticadas desde UTE-CTERA, que encabeza el sindicalista docente Eduardo López, para quien “no hay condiciones” para el retorno a clases en medio del aumento de casos de coronavirus en el país.

Fuente: La Nación

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry