Ni bien el expresidente Mauricio Macri despegó rumbo a Europa, el pasado 30 de julio, dentro de Juntos por el Cambio muchos auguraban que casi de forma automática perdería centralidad dentro del espacio. Pero eso no pasó.

El expresidente mantuvo su poder de peso y cada decisión trascendental de la alianza opositora tuvo su impronta. Ahora la gira por Europa llegó a su fin y Macri arribará al país este jueves 3 de septiembre.

El exmandatario se fue de la Argentina hace más de un mes. Descansó durante varias semanas en Francia junto a su familia y luego viajó a Suiza para tener sus primeras actividades como flamante titular de la Fundación FIFA y hasta jugó un "picadito" con el presidente de la poderosa entidad, Gianni Infantino.

En medio de sus vacaciones, no abandonó la política ni mucho menos. Macri participó de las reuniones de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio que se realizan cada lunes y logró imponer su mirada sobre los principales temas de agenda que marcó el gobierno de Alberto Fenrández.

Al llegar al Hospital de San Luis le diagnostican un pre-infarto, pero se negaron a darle internación. Sergio Olivencia, miembro de la comisión directiva de la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza y dueño de la empresa donde trabaja Samia le explicó a El Ciudadano que le dijeron que "esa persona no podía estar allí, por lo que lo sacaron del hospital en ambulancia y "lo dejaron en Desaguadero sentado en una silla".

En tanto, el transportista describió que el oficial a cargo de Desaguadero determinó que no podía ingresar a Mendoza por cuestiones de protocolo, y "a nosotros que esperábamos a tres metros de allí con una camioneta para llevarlo al hospital en Mendoza, no nos permitían ingresar”, aseguró Olivencia.

Durante la madrugada, Olivencia se comunicó con el Jefe de Policía de Mendoza, Roberto Munives, quien se comprometió llevar al chofer a un hospital público para que quedase internado y, finalmente, logró ingresar a Mendoza para se trasladado al hospital Santa Isabel de Hungría, en Guaymallén, que pertenece a la obra social de Camioneros. Allí también le negaron la internación y los estudios correspondientes.

“Si el dolor en el pecho no lo tiene ahora vuelva mañana”, describió Olivencia que le dijeron en la guardia. Intentó advertirles a los funcionarios públicos que no estaban incumpliendo la ley al ingresar al chofer a la provincia y ante una nueva negativa de internación, fueron a la comisaría novena de Guaymallén, donde también se negaron a tomarles la declaración, porque según el fiscal no se estaba incumpliendo con ningún “protocolo”.

“Han pasado más de 16 horas y todavía no logramos que le hagan los estudios a este hombre”, cerró Olivencia acongojado por una situación que califica de “incomprensible y dolorosa”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry