El reconocido artesano vitralista chaqueño, Luciano Durante, sumó en este 2017 otra obra importante a su extensa trayectoria en el rubro. En esta oportunidad, logró cruzar las fronteras de nuestro país tras ser elegido para restaurar y reponer los vidrios del Panteón Nacional de los Héroes en Asunción, Paraguay.

Respecto a la convocatoria, el artista del vidrio expresó: “Fue una linda sorpresa porque hay artistas en Paraguay que se dedican a hacer vitrales. Está entre las cinco mejores junto con la restauración total de la Catedral de Resistencia, la obra del Chalet Perrando y otra en Buenos Aires”.

La mujer que lo convocó es una arquitecta que conoció a Luciano tiempo atrás, cuando le solicitó al artesano que le realizara algunos trabajos en vidrio, aunque de menor tamaño e importancia. Al referirse a la sensación que le produjo ver la obra terminada expresó su gran satisfacción por los resultados: “Logramos hacer bien el trabajo y quedaron altamente satisfechos. Llegar a otro país fue un desafío muy lindo”.

La obra de restauración y reposición en el Panteón Nacional de los Héroes inició en el mes de agosto y concluyó a fines de octubre, aunque las conversaciones previas iniciaron unos meses antes.

Vale recordar, que el artista se inició en el vitralismo a fines de la década del '90 por impulso de su madre, Estela Bonavita, quien había adquirido sus conocimientos sobre vitralismo en la Escuela de Bellas Artes de Santa Fe.

El proceso

La obra consistió en la reposición de 60 piezas de vidrio de color azul y rojo, todos importados, de 35 x 25 centímetros. “Ese fue el principio, luego se extendió a pedido de la arquitecta con la reposición de las piezas y de dos paneles de vitral con varilla de plomo, pinturas, esmaltes y varias guardas de los ventanales del Panteón Nacional de los Héroes. Eso implicó además la restauración de 36 piezas de guarda, pintadas y esmaltadas con motivos decorativos y ornamentales”, detalló.

Según explicó Durante, hubo varias etapas de trabajo: primero la convocatoria formal, luego viajar para conocer de qué se trataba el mismo. Luego continuó la toma de medidas, fotografías y, seguidamente, el traslado a Resistencia las muestras y piezas a restaurar, lo que requirió varios viajes a Asunción. Por último, se llevó adelante la realización propiamente dicha del trabajo y, para concluir, la colocación de los vitrales.

El trabajo fue complejo de ejecutar por varias razones: no es fácil conseguir los vidrios importados, éstos debían ser semejantes a los originales y, como la obra no registra firma ni había archivos de los vitrales del Panteón, hubo que hacer una averiguación exhaustiva. Gracias a ello, se pudo buscar el vidrio y las pinturas que más se asemejen a la obra original. “No se logró un 100 por ciento de similitud, pero se alcanzó un 97 por ciento de acercamiento. El trabajo quedó muy bien”, destacó el artista.

El taller

El taller donde Luciano Durante realiza sus trabajos en vidrio y, además, transmite sus conocimientos funciona hace ya 20 años y se encuentra en Lestani 213 de nuestra ciudad. Los interesados en visitar el lugar, pueden hacerlo de lunes a viernes en horario comercial, aunque el mismo se trasladará a otro lugar antes de que finalice el 2017.

Uno de sus últimos trabajos consistió en la realización de varios vitrales para un oratorio de la localidad de Villa Ángela y, en la actualidad, se encuentra realizando un vitral de 4 metros cuadrados para la Iglesia San Juan bautista. "Cada trabajo nuevo es un desafío, trato de que salga mejor que el anterior. No me pongo una meta, quiero trabajar y vivir de esto", afirmó.

 


COMPARTIR