Una joven se llevó sin permiso el cachorro de una persona en situación de calle en el barrio porteño de Recoleta lo que generó repudio en las redes sociales después de que confesara que se había robado al perro.

Flor, como se la conoce en Twitter a través de su cuenta @nomuynormal, contó que ofreció comprar al animal al verlo en "muy malas condiciones", pero el indigente se negó y le dijo que no lo vendía "ni por un auto".

La mujer insistió y, en cuanto el hombre se descuidó, lo agarró de la correa y se fue corriendo.

"No sé si estaba drogado, borracho o loco, pero no estaba en sí. A mí la verdad me partió el alma, pero no puedo dejar que por lástima tenga a un ser vivo en condiciones deplorables cuando su misma vida corre riesgo", se justificó la joven.

Para justificar su accionar, la joven contó que se refugió en una cafetería con el perro y que ingresó la Policía de la Ciudad para intervenir en el caso: "Les explicamos la situación y les dijimos que estaba todo el negocio de testigo".

"Nos dijeron que había alguien que se hacía cargo de las vacunas, una amiga de este hombre, pero que no sabían si era verdad. Obviamente entendieron la situación y nos dejaron la puerta abierta para irnos. Lo tapamos y salimos corriendo para buscar un taxi", finalizó.

En busca de ayuda económica, la joven publicó en redes lo ocurrido junto a su CBU y, lejos de convertirse en heroína, recibió una catarata de repudios e insultos por el hecho cometido.

Además, bautizó al cachorro con el nombre de "Twitter", mientras que a ella, tras viralizarse la noticia, la llamaron como la "cheta-roba perros".

La Comisaría Vecinal 2A intervino y, al confirmar la identidad del indigente, descubrieron que tenía un pedido de captura y quedó detenido unas horas, pero finalmente, el dueño del cachorro no quiso hacer la denuncia por robo.

Según fuentes judiciales, el hombre posteriormente fue liberado por instrucción del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°17, a cargo de Juan Giudice Bravo.

El hombre en situación de calle dialogó con Cronica TV e insistió en la devolución de su mascota a la que llamó John:

"Lo extraño mucho, es mi compañero. No le falta alimento, agua ni nada. Es juguetón, corre, juega, salta. Juega conmigo, nos reímos juntos. No es fácil conseguir otro, y no es lo mismo un perrito que otro. Creo que me debe estar extrañando".


COMPARTIR