El pequeño Ellis tuvo un nacimiento difícil, ya que vino al mundo seis semanas antes de lo previsto. Debido a su condición de prematuro, tuvo que ser operado a corazón abierto tres meses después a causa una malformación en la pared que divide los ventrículos del corazón y que ponía en riesgo su aún frágil vida.

Luego de la comprometida operación, a Ellis se le dio una segunda oportunidad de vivir y la fotografía que le tomaron con su madre dio la vuelta al mundo por su carga emotiva. En la imagen, puede verse al pequeño bebé que sonríe feliz en los brazos de su mamá con una gran cicatriz en su pecho.

Una oportunidad de vivir

En una entrevista que dio Stephanie, la mamá de Ellis, para el medio británico Daily Mirror, contó que cuando el bebé nació los médicos encontraron líquido en sus pulmones. Una ecografía reveló que tenía un defecto en los ventrículos del corazón. Se trataba de una cardiopatía congénita, por lo que inmediatamente tuvo que ser sometido a una delicada cirugía.

Stephanie también confesó a Daily Mirror, que nada podía prepararlos para lo que iban a enfrentar después del nacimiento del bebé. “Al ser prematuro, era demasiado pequeño para un procedimiento quirúrgico, así que tuvimos que esperar tres meses hasta la operación que le salvó la vida”, explicó.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry