Directorio y equipo técnico de SAMEEP recorrieron la planta de tratamiento de efluentes cloacales ubicada en la zona sur y que se encuentra próxima a finalizarse. Esta obra se incluye dentro del Plan Director de Cloacas del Gran Resistencia y es sumamente importante para los habitantes ya que va a recepcionar todos los líquidos efluentes del sistema actual, provenientes del Área Metropolitana.

Inicialmente recepcionará los líquidos cloacales de Resistencia, y luego paulatinamente, los de Fontana, Barranqueras y Puerto Vilelas.

Desde esta empresa están trabajando arduamente para actualizar los Planes Directores de Cloacas y, donde no hay, hacerlos para lograr un saneamiento integral en toda esta zona de la provincia.

En cuanto a las acciones que está llevando a cabo la empresa para mejorar el servicio a la comunidad, el presidente Claudio Westtein precisó: “Estamos apostando muy fuertemente a la capacitación de nuestro personal y buscando la mejor logística para llegar a cada rincón del Chaco. Hasta que logremos eso, estamos abocados a solucionar cada problema que va surgiendo y, en ese sentido, es sumamente importante que nuestro personal esté capacitado”.

Durante la recorrida, Omar Rodríguez, vocal del organismo, resaltó: “Estamos hablando de un progreso importantísimo en cuanto al cuidado del medio ambiente y la salud de la población porque nos va a permitir incorporar a todas las áreas del Gran Resistencia que hoy no cuentan con sistema cloacal”.

El directorio del organismo tiene proyectado que un 90% de los habitantes del Área Metropolitana estarán conectados a este Plan Director, por lo que habrá 350 mil nuevos beneficiarios.

Una planta de tratamiento con tecnología inédita en el país

El gerente de Planificación, Ricardo Requena, detalló que esta es una planta de tratamiento única en la Argentina que requirió una inversión de mil millones de pesos. Está basada en un tratamiento con Reactores Anaeróbicos de Flujo Ascendente (RAFA). Estos permiten un procesamiento de los líquidos cloacales mucho más intensivo que los sistemas tradicionales de esta zona, que son las lagunas de tratamiento.

Por su parte, el gerente General, Matías Arce, explicó que ésta planta realiza un pretratamiento en el que quita todos los sólidos gruesos, arenas, y grasas, seguido por un procesamiento primario, donde los reactores de flujo ascendente transforman el material orgánico en inorgánico, dejando como resultante un producto casi inocuo. La tercera etapa consiste en un tratamiento de pulido. Las lagunas de estabilización dejan el líquido con una concentración aceptable para ser volcado al Río Paraná.

Los reactores de flujo ascendente brindan un tratamiento microbiológico que elimina los compuestos orgánicos del líquido cloacal y los transforma en inorgánicos. Ello genera un barro que puede ser reutilizado con un sencillo tratamiento previo.

Otro objetivo es obtener, mediante los reactores y a partir de esos subproductos del tratamiento básico, nuevos productos que serán beneficiosos para la empresa, tales como biodiésel, biogás y humus (abono orgánico). Desde SAMEEP ya se está gestionando convenios con las universidades del medio y consultando a expertos que permitirán avanzar en este tipo de objetivos. Todas estas acciones constituyen una propuesta ambiental sustentable, hasta ahora sin precedentes en el país.

Capacidad de tratamiento del nuevo sistema cloacal

Arce precisó que la planta tendrá dos reactores con una capacidad de tratar 34 millones de litros por día. En una primera etapa se van a recibir y procesar cerca de 68 millones de litros de líquidos cloacales a diario. En una futura ampliación se planea incorporar un reactor más, lo cual ampliará su capacidad de tratamiento en 34 millones de litros más. De esta manera, con esa capacidad prevista, se cubrirá la demanda de las cuatro localidades principales del Área Metropolitana del Gran Resistencia: Fontana, Barranqueras, Vilelas y Resistencia.

Los beneficios de desactivar las piletas de oxidación

El beneficio para el medio ambiente que trae aparejada la construcción de esta planta es la posibilidad de desactivar las piletas de oxidación con las cuales se trata el líquido cloacal actualmente en Resistencia. Las dimensiones de estas lagunas ya no son aptas para el tratamiento de todo el líquido cloacal que vuelca la ciudad.

Además estas piletas de oxidación, que tradicionalmente se utilizaron en el Área Metropolitana y en todas las localidades de la provincia, generan olores y otras condiciones que hacen las zonas aledañas no aptas para que las personas las habiten. Al desactivar estas lagunas se generarán nuevos espacios verdes y, a futuro, una ampliación de la localidad hacia el sector Sur.

La planta se ubica sobre la avenida Urquiza, a 5 km de la avenida Soberanía Nacional, en el sur de Resistencia.

Esta obra tan trascendente ya está prácticamente concluida. Se están ajustando algunos detalles para que comience a operar. “A partir de ahí va a tener un período de prueba. Vamos a hacer un seguimiento para que la podamos operar con la tranquilidad de que todo esté funcionando como corresponde para poder garantizar el saneamiento integral a cada uno de los habitantes del AMGR”, aseguró Westtein.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry