Las miles de mujeres retornaron a sus hogares sin registrarse incidentes.
Las miles de mujeres retornaron a sus hogares sin registrarse incidentes.

El acuerdo arribado entre las organizadoras de la marcha y el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D´Alessandro, dio buenos resultados. Al culminar la marcha, no se registraban ni desmanes ni detenciones arbitrarias como había sucedido hace un año en las inmediaciones de la Catedral.

Tal como se había pactado durante la semana, las fuerzas de seguridad no se apostaron de manera amenazante en ninguna parte del recorrido de la marcha. Eso fue clave para que no se generara tensión con las manifestantes.

Como contrapartida, había varios gazebos montados por la Defensoría de la Ciudad de Buenos Aires que actuó de veedora. También, pudo apreciarse la presencia de bomberos y personal femenino de Tránsito y Cruz Roja.

La situación distó mucho de la de 2017 cuando la Policía de la Ciudad salió a cazar gente al voleo tras la multitudinaria marcha, luego de que un reducido grupo de personas atacó la Catedral.

Hace unos días, el juez Osvaldo Rappa debió dictar el sobreseimiento de los 20 detenidos (15 mujeres y 5 varones) que habían sido levantados al voleo y mantenidos incomunicados durante varias horas.

Fuente: Tiempo Argentino


COMPARTIR