Cuando una relación se vuelve tóxica puede ponerse incluso peligrosa, porque lo que parece ser amor desmedido puede terminar en control asfixiante, y es el preludio de las agresiones.

Así se ve en la historia de un joven escrachó a su novia en las redes cuando ella desconfió tanto que le exigió pruebas de dónde estaba y con quién.

Lo que comenzó como un chat normal, terminó en un interrogatorio abusivo y desproporcionado. Y la víctima de la relación tóxica decidió compartirlo en las redes sociales para que sus contactos se divirtieran un poco, pero terminó revelando los celos enfermizos de su pareja.

La situación se pudo incómoda cuando el chico no pudo conectarse para hacer una videollamada que tenían programada. Cuando le explicó que no le funcionaba el Wi Fi comenzó la escalada de preguntas.

“Eso es porque no estás en tu casa”, arriesgó la novia, intentando que se deschavara sin querer. Pero el joven respondió asombrado: “¿A dónde voy a estar?” Esto no conformó a su novia, que seguía pensando que le mentía, y quería a toda costa hacerlo pisar el palito.

“A ver, sacáte una foto con tu almohada”, le pidió, pensando que no iba a poder cumplir con su requerimiento.

La foto que exigía la novia tóxica
La foto que exigía la novia tóxica

Porque cuando una persona es tóxica, en realidad no busca calmar su s celos sino comprobar que tienen fundamento. Y quedan muy frustrados cuando no lo consiguen, en lugar de alegrarse por la fidelidad de su amado, se amargan porque quedaron en evidencia y se demostró que estaba equivocados.

Por eso la chica insistió: ¿Con quién estás?”, a lo que le contestó “Con un amigo”. Y ella subió la apuesta: Eh. “¿Qué amigo? A ver. Pasáme una foto de tu amigo abrazando una almohada”, le escribió.

Pero su venganza fue compartir el chat en las redes con el título: “La verdadera tóxica”. El posteo se viralizó y hasta se hicieron memes con su historia de celos y desconfianza.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry