Michelle, una veinteañera de California, Estados Unidos; decidió cambiar radicalmente su vida y perdió 65 kilos en tres años. Se sometió a una operación, modificó su alimentación y empezó a hacer ejercicio. Todo lo contó en sus redes sociales y se volvió una sensación e inspiración para otras personas.

El resultado habla por sí solo y se puede observar en su cuenta de Instagram @michobabyy.

“Nunca pensé que llegaría tan lejos. No pensé que la remoción de piel fuera real, no sabía que realmente lograría lo que hice. Sé que tenía muchas ganas de perder peso. Sé que estaba trabajando lo más duro que pude, porque ese era mi verdadero objetivo. Sabía que sería cambiar como del día a la noche. Sabía que me haría responsable porque eso es lo que se necesita. Quería ver a dónde podía llegar, pero esto está más allá de mis sueños. Se debió al compromiso, a trabajar más duro y a hacer todo lo posible para mejorar mi vida. Casi como si el universo me pusiera la guinda encima”, explica Michelle.

“No lo pensé demasiado, hablé con un médico, no intenté seguir las dietas que prometen resultados rápidos. Preparé mis comidas, guardé tiempo para el gimnasio y no escuché a cualquiera. Mi familia estaba en contra de todo lo que hice para llegar aquí. Ninguno de mis amigos sabía lo que estaba haciendo. Es un viaje solitario pero sales mejor y nadie puede decirte una mierda. ¡Concéntrate y disfruta del dolor! Es temporal”, añade la joven.

“No necesitas nada de lo que ves en las redes sociales para ayudarte a perder peso, te necesitas a ti mismo”, concluye Michelle, que hoy en día trabaja como entrenadora deportiva.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry