Los vecinos llamaron a la Policía porque, desde afuera del convento, se escuchaba el furioso reggaetón que no los dejaba dormir.

La fiesta clandestina en el convento de los bolsos de López se hizo el 2 de mayo. Dos días antes el Gobierno nacional había emitido el decreto que suspendía "las actividades y reuniones sociales en domicilios particulares de más de diez (10) personas“.

Aproximadamente a la 1 del 2 de mayo los vecinos del barrio San Bernardo de General Rodríguez escuchaban el furioso reggaetón que se metía por las ventanas de sus domicilios.

Uno de ellos, harto porque no podía dormir, decidió llamar a la Policía y realizar la denuncia por ruidos molestos.

La sorpresa fue grande cuando todos se percataron de que la fiesta clandestina era en el convento donde el ex funcionario kirchnerista José López revoleó cinco bolsos con millones de dólares y un arma de guerra.


COMPARTIR