La historia de Maxi: Lo abandonaron de bebé en el Perrando, hoy tiene 18 años y vive en la calle

2267

Maximiliano cumplió el año pasado 18 años y pasó por demasiados lugares que le sirvieron de hogar, aunque ahora se encuentra en situación de calle y es uno de las tantas personas que no tienen un lugar fijo donde descansar. Ni habla de estudios, aunque busca trabajo y busca progresar como él dice. No se conforma con pedir y constantemente quiere superarse para salir adelante. Hace apenas unos meses que un perro callejero se le acercó y no se fue más de su lado. Asegura que en el Hogar Padre Mujica no le dejaron quedarse porque no se permiten animales y él no piensa dejarlo.

“Primero y principal un hogar fijo nunca tuve. Mi primer casa hasta donde yo supe, fue el hospital Perrando. Mi segunda casa fue el Hogar Nº 2 Construyendo Futuro y mi última casa fue la calle, pero siempre traté de ir por el lado bueno, esforzarme para poder tener algo. Hay gente que está en la calle y se pone a pedir, yo también pido pero hay gente que pide para drogarse o tomar alcohol” asegura y pareciera que se la va a quebrar la voz de un momento a otro pero no lo hace.

“Yo soy una persona que no apoya su cabeza en el día si no sabe que progresó. Por ejemplo cuando estoy mal hago algo productivo, voy a la iglesia y además no me conformo con lo que tengo, porque mi situación no me puedo conformar con lo que tengo. El año pasado cumplí los 18”. Maximiliano aparenta ser mucho mayor por la forma de expresarse, pero por dentro él sabe que la vida es difícil y no hay tiempo que perder porque no piensa en otro cosa que no sea abandonar definitivamente la calle. La mayor parte de las veces no lo logra.

“Fue al hogar Padre Mujica pero no lo dejan, (señalando al perro). Hace un par de meses atrás apareció “Sultán” y ahora es su fiel compañero que lo sigue a todos lados. “Ya no me dejó más. El mejor amigo del hombre se puede decir que es el perro, yo lo comprobé”.

Lamentablemente su encuentro con funcionarios nunca fueron buenos porque. “Yo estaba cuidando autos en la Plaza 25 hasta que bajó el intendente. Le digo buen día, ¿no le molestaría si le hago una pregunta? No, acércate, me dice. Y le digo que quería saber si hay alguna posibilidad de que me pueda ayudar con un trabajo”. La respuesta fue que aparezca el lunes por la Municipalidad, (ese día era domingo). Entonces Maxi fue pero “me dio plata y eso me sirve solamente para el día”.

“No puedo estar en esta situación, es incómodo, es fácil decir para una persona que lo tiene todo, que me espere”, lamentó.

Pero también intentó probar suerte con el gobierno Provincial. “Me hicieron hacer una capacitación, El Plan Joven y el Progresar. Ahora perdí mi documento y mi tarjeta y tengo que hacer de nuevo mi documento para poder cobrar”, por lo que nuevamente debe tomarse un día entero o más para esos trámites.

Maximiliano logró, con los años, encontrar a sus padres, a pesar de que la experiencia no fue buena, pero obtuvo tener un apellido, de lo contrario continuaría siendo un NN.

“Si te dejé antes”, le dijo su padre, “fue porque estábamos justos y estamos bien así” y cuando obtuvo el apellido obtuvo como réplica: “Yo te doy esto y después no te quiero ver más. En tanto que su mamá “directamente me cerró la puerta”.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry