La Fiscalía de Río de Janeiro anunció este viernes que investigará denuncias de abuso policial en el operativo contra el narcotráfico realizado el jueves en la favela Jacarezinho, que causó 25 muertes y fue calificado de “matanza” por varias organizaciones sociales.

“La Fiscalía de Río viene adoptando todas las medidas para verificar los fundamentos y circunstancias que rodearon el operativo y las muertes resultantes de la intervención policial”, señaló el órgano judicial en un comunicado que fue recogido por la agencia de noticias Europa Press.

La institución agregó que está trabajando en el tema desde la mañana temprano junto a organismos oficiales tras conocer los hechos a través de la información que circula en la prensa y las redes sociales.

Un operativo de la Policía Civil contra el narcotráfico en la favela Jacarezinho, ubicada en el norte de la ciudad, desencadenó el jueves un tiroteo que en el que murieron 25 personas, entre ellos un agente.

Las autoridades investigaban el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes para llevar a cabo actos delictivos, como asesinatos, robos o secuestros.

Los investigadores consideran que la zona es la base del Comando Vermelho, el grupo narcotraficante con mayor actividad en Río de Janeiro

Según la Policía, el narcotráfico en Jacarezinho adopta “tácticas de guerrilla”, incluido el uso de armas pesadas y soldados uniformados,

Los investigadores consideran que la zona es la base del Comando Vermelho, el grupo narcotraficante con mayor actividad en Río de Janeiro.

Organizaciones como Amnistía Internacional y la oficina de Derechos Humanos de La ONU criticaron el operativo, al que calificaron de “matanza”.

El vocero del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, subrayó que el operativo “ahonda una tendencia en el uso innecesario y desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía en barrios pobres, marginados y predominantemente afrobrasileños”.

Además, denunció que “la Policía no tomó medidas para preservar pruebas en la escena del crimen”, lo que podría perjudicar las pesquisas y pidió una investigación “independiente, completa y parcial”.

La Comisión de Derechos Humanos del Congreso de Brasil, que anunció que abrirá una investigación, también criticó la “matanza” llevada a cabo en la favela.

Por su parte, la Policía Civil de Río de Janeiro defendió el operativo, al asegurar que estuvo “muy planificado” y cumplió con todos los protocolos previstos en este tipo de situaciones.

La Comisión de Derechos Humanos del Congreso de Brasil, que anunció que abrirá una investigación, también criticó la “matanza” llevada a cabo en la favela

Asimismo, subrayó que “eran criminales, bandidos, traficantes y homicidas, intentaron matar a los policías y no hubo más remedio que repeler esa injusta agresión”.

El jefe de la Policía, Rodrigo Oliveira, se quejó del “activismo judicial” que se está haciendo de lo sucedido y aseguró que se siguieron los protocolos exigidos por el Tribunal Supremo, que había restringiendo este tipo de operaciones en la favelas durante la pandemia, salvo en casos excepcional.

El operativo, que empezó a las 6 de la mañana y duró varias horas, incluso provocó heridas a dos pasajeros del subte que pasa por la zona.

En el marco de las medidas contra la pandemia, desde el año pasado la policía tiene prohibido realizar acciones relámpago en las favelas de Río, pero esta era una operación planeada desde hace varios meses y tenía el aval de la fiscalía.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry