El laboratorio espacial chino (Tiangong-1) que se dirige actualmente hacia la Tierra podría entrar en la atmósfera terrestre el lunes por la mañana en hora universal, informó ayer la Agencia Espacial Europea (ESA), un evento en el que en la Argentina admiten un "riesgo ínfimo" para el territorio nacional.

La caída en la Tierra de este módulo espacial fuera de control no debería provocar daños y ofrecerá un espectáculo "espléndido" similar a una lluvia de meteoritos, afirmaron las autoridades espaciales chinas.

 

Dónde podría caer

Hay cinco trazas o líneas imaginarias que atraviesan el territorio nacional, donde recomiendan estar en alerta. Los horarios para este sábado, antes de que la ESA comunicara sus nuevos cálculos sobre la caída de la estación, eran los siguientes:

Traza 1 (pasa por Corrientes, Chaco, Santiago del Estero, Salta y Jujuy): el período de alerta es de 4 minutos y 19 segundos, a partir de las 16 horas, 6 minutos y 40 segundos.

Traza 2 (en el Sur de la Provincia de Buenos Aires, La Pampa y Mendoza): 4 minutos y 19 segundos, a partir de las 17 horas, 39 minutos y 40 segundos.

Traza 3 (el Norteste de Chubut, Río Negro y el Sur de Neuquén): 3 minutos y 39 segundos, a partir de las 19 horas, 12 minutos y 30 segundos.

Traza 4 (el Norte de Chubut): 3 minutos y 39 segundos, a partir de las 20 horas, 44 minutos y 40 segundos.

Traza 5 (Provincia de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro, Neuquén): el período de alerta es de 4 minutos y 19 segundos, a partir de las 22 horas, 16 minutos y 50 segundos.

Traza 6: el período de alerta es de 3 minutos y 39 segundos, a partir de las 23 horas, 50 minutos.

"La gente no tiene que preocuparse", afirmó el jueves la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO) en su cuenta en la red social WeChat. Estas naves espaciales "no se estrellan en la Tierra violentamente como en las películas de ciencia ficción".

Este laboratorio fue puesto en órbita en septiembre de 2011 y estaba programado para hacer una entrada controlada en la atmósfera, pero dejó de funcionar en marzo de 2016 lo que generó preocupación por su "caída".

La probabilidad de que un humano sea golpeado por un objeto espacial de más de 200 gramos es de una entre 700 millones, según la CMSEO.

 


COMPARTIR