El Supremo Tribunal Federal de Brasil, la máxima corte del país, resolvió este miércoles por mayoría que decidirá voto a voto si ratifica o no la anulación de las condenas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en la Operación Lava Jato, lo cual alarga el suspenso sobre el futuro político y electoral de Brasil.

Por 9 votos contra 2, los jueces de la corte decidieron rechazar un pedido de la defensa de Lula para que no sea el plenario del tribunal el que analice el habeas corpus otorgado en marzo para anular las condenas por parte del ministro supremo Edson Fachin, en una decisión individual.

La anulación de Fachin, un aliado de la operación Lava Jato, libra al exjuez Sérgio Moro de la acusación de persecución política.

Fachin defendió que el pleno de la corte resolviera la cuestión.

El juez Ricardo Lewandowski comandó a la minoría y dijo que esta decisión sobre un habeas corpus totalmente ordinario apenas será tratado en el pleno por tratarse del expresidente Lula.

“¿Por qué justamente en el caso del expresidente? ¿Será que este proceso es analizado por el nombre del juzgado y no por el número del proceso? La última vez que esto se hizo le costó al expresidente 580 días de prisión y causó la imposiblidad de que se candidateara a presidente”, dijo Lewandowski.

Lula se había beneficiado con el fallo de Fachin, que anuló las causas cinco años después por no encontrar vínculos de delitos en la empresa Petrobras con las causas de Lula, ordenando que pasen a la primera instancia de la justicia ordinaria de Brasilia.

Es decir, lo que se votará este jueves es la anulación por una cuestión de competencia por jurisdicción, que no elimina las causas pero le restituye los derechos electorales a Lula, nuevo favorito en las encuestas para derrotar en 22 a Jair Bolsonaro.

Un día después de esa anulación la Sala II del Supremo Tribunal Federal, por 3 a 2, consideró a Moro parcial y anuló todo el proceso, incluso las instrucciones hechas por la fiscalía, luego de que se determinara una persecución política contra el fundador del Partido del los Trabajadores.

El exjuez Moro dejó la magistratura tras condenar y encarcelar a Lula y pasó a ser ministro de Justicia de Jair Bolsonaro hasta mayo de 2020.

Bolsonaro venció la elecciones luego de que Lula, preso, fuera inhabilitado por la Ley de la Ficha Limpia, que impide a sentenciados en dos instancias tener derechos políticos.

Al término de la sesión, el sitio Poder360 exhibió la más reciente encuesta DataPoder que indica que Lula vencería por 52 a 34 por ciento a Bolsonaro en una eventual segunda vuelta electoral.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry