La causa de la muerte de Irene Paz, la joven que falleció semanas atrás en el barrio Milenium de Sáenz Peña, se produjo por “estrangulamiento manual”, y se descartó el suicidio que había denunciado su pareja, único detenido por su muerte.

El pasado 7 de noviembre, Irene Marcelina Paz, fue hallada muerta en su casa del barrio Milenium de Sáenz Peña, con una sábana en su cuello, y aquel día su pareja, Sebastián Ramón Quintana, manifestó que la mujer se había suicidado.

Pero la investigación, a cargo del fiscal Gustavo Valero, continuó su rumbo ya que desde un principio para la Justicia su muerte fue dudosa. Es que el personal del Gabinete Científico había encontrado la vivienda muy desordenada y con varios elementos rotos, como botellas, dando indicios de que hubo una pelea previa al triste desenlace.

Finalmente, la Fiscalía N° 4 de Sáenz Peña confirmó que la causa de la muerte de Irene Paz, quien además estaba embarazada, se produjo por "estrangulamiento manual". "El informe elaborado por el forense Villaverde es categórico, aseguró el fiscal Gustavo Valero.

A partir de este informe, se amplió la declaración a indagatoria de Sebastián Ramón Quintana, quien se encuentra detenido desde el día de la muerte de la mujer, y la caratula de la causa cambia de “Muerte dudosa” a “Homicidio calificado agravado por el vínculo en contexto de violencia de género”.

Si bien aún resta recibir algunas pruebas que fueron enviadas al Imcif para sus análisis, el fiscal ya estaría en condiciones de dictar la prisión preventiva para el único imputado.

El hecho

Irene Paz fue hallada muerta el pasado 7 de noviembre alrededor de las 5:15, por los efectivos de la Comisaría Tercera que acudieron al domicilio en el barrio Milenium, tras el llamado de un vecino quien había informado sobre el deceso de una persona.

Al llegar al lugar, constataron la información e identificaron a la mujer, la cual aparentemente se había quitado la vida ahorcándose con una sábana, según la versión que dio su concubino Sebastián Ramón Quintana, quien luego quedó detenido.

Este había dicho a los policías, que despertó tras escuchar un ruido y se encontró con la situación. La mujer tenía una sábana enrollada en el cuello.


COMPARTIR