El diputado del Parlasur por la provincia del Chaco, Julio Sotelo, realizó un análisis de la situación del país, más precisamente sobre la decisión del Gobierno Nacional en solicitar un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI) por 50.000 millones de dólares. Al respecto, el legislador expresó  que “el país se encuentra inmerso de lleno en un neoliberalismo que sacrifica a los sectores de la producción y el trabajo en beneficio de unos pocos especuladores.  Una situación de política económica en la cual, el  gobierno actual entiende que hay que liberar y abrir las fronteras y mercados a efectos para permitir que ingresen al país los fondos necesarios para inversiones productivas en la República Argentina. No solamente no hubo inversiones productivas, sino que los cientos de millones de dólares que llegaron fueron para lucrar impúdicamente en el sistema financiero en detrimento de la producción y huir del país cuando consideraron que se agotaba la expoliación.

La quita del cepo cambiario

Con respecto a la quita del cepo cambiario, medida adoptada por el gobierno anterior, Sotelo fue muy claro, “el fin de algunas restricciones al mercado cambiario, conocidas como cepo cambiario, fue adoptado por el gobierno anterior para frenar la fuga de capitales. Por medio de varias restricciones y medidas el Gobierno buscó cuidar la economía argentina, evitar el endeudamiento y garantizar la inversión y el abastecimiento de insumos en los sectores de alimentación, industria, entre otros”.

 En cuanto a las consecuencias de la eliminación del cepo, el diputado expresó que “lo que generó, a pesar de lo que todo el mundo le decía que  podría suceder al quitar el cepo cambiario, que si no se hacía con cuidado iba a dar en primer lugar una súper inflación en cuanto a que los precios en Argentina se acomodan según el dólar”, remarcando una cuestión,  “a partir que este gobierno  sacó el cepo cambiario, los precios se dispararon a un 40% y al abrir las exportaciones sucedió un desequilibrio brutal en  en la balanza comercial lo cual le generó un desequilibrio el año pasado a casi 10000 millones de dólares, cifra récord”.

Asimismo, remarcó la situación de la Argentina tiempo atrás cuando también éramos rehenes del FMI y que trajo las peores consecuencias sociales y económicas“. La deuda externa en estos últimos dos años fue creciendo a límites escandalosos, que según el informe del propio INDEC, la deuda externa se encuentra en 253.700 millones de dólares, un incremento de 100.000 millones en menos de tres años,  sin computar los 50.000 del FMI. Estamos ante un endeudamiento monstruoso y brutal”.

 La decisión del gobierno: ajustar

Al explicar la decisión del Gobierno Nacional en implementar un verdadero ajuste, Sotelo subrayó, “el gobierno puede elegir entre las alternativas de buscar mayores recursos, volviendo a poner las retenciones a las exportaciones y generar la reactivación de la economía  o bien, ajustar. El gobierno decide ajustar. Y ese ajuste que el gobierno propone es siempre en detrimento de los sectores más vulnerables. En los cuatros primeros meses del año, según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación,  se perdieron 94.500 empleos en blanco. La mayoría de la construcción y la industria, como así también se estiman recortes en los salarios, pérdida del poder adquisitivo de la clase trabajadora, aumento de hasta 50 por ciento en determinados productos como los de la canasta básica, eliminación de los subsidios para el gas y la electricidad. El dólar impactó en el precio del pan y la canasta familiar para el mes de marzo fue de casi 18.000 pesos. Hoy estará seguramente más del 15% sobre esa cifra, con lo cual cada vez más gente cae bajo el nivel de pobreza..”.

Gobierno de actitudes inmorales

“Estamos ante un gobierno que ha adoptado actitudes inmorales al haber aumentado brutalmente la deuda pública a límites que no  estamos en condiciones de poder soportar los argentinos. Un gobierno que no piensa en el común de la gente, sino que solamente piensa en los mercados financieros al cual la inmensa mayoría de los que están en el gobierno participan. Un gobierno que especula con las ganancias siderales que le dan el mercado financiero. Casi todos los funcionarios de este gobierno tienen cuentas en dólares en el exterior de la República Argentina, en cuevas fiscales,  y son cifras inconmensurables las que han ganado como consecuencia de la devaluación que ellos mismos han realizado con el  dólar. Siempre se beneficiaron con la especulación financiera. La inmensa mayoría de los argentinos vamos a seguir sufriendo hasta la finalización del gobierno de Macri en el 2019, en donde impera una política económica  hecha para unos pocos y en perjuicio de todos. Macri gobierna y piensa para los ricos”, finalizó el diputado del Parlasur, Julio Sotelo.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry