Estados Unidos ofrecía dos millones de dólares por información que permita la captura de Tom.
Estados Unidos ofrecía dos millones de dólares por información que permita la captura de Tom.

La policía colombiana capturó en una lujosa finca a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados por el que Estados Unidos ofrecía una recompensa de dos millones de dólares. El ex líder criminal Jhon Jairo Velásquez estaba en el evento y podría volver a prisión

Mesa, alias "Tom", detenido mientras celebraba su cumpleaños en la región de El Peñol, en el departamento de Antioquia, era el jefe de la "oficina de Envigado", una organización criminal surgida tras la caída del capo del narcotráfico Pablo Escobar en 1993, de acuerdo con las autoridades.

Al momento de su detención “Tom”, que se identificó con una cédula falsa, se encontraba celebrando su cumpleaños número 50 en compañía de algunos familiares, integrantes de su organización y de otras personas identificadas con los alias de “Botija” y “Barbado”

En la finca-hotel, donde se reunieron para el festejo nueve hombres, cuatro mujeres y dos menores de edad, se incautaron cuatro armas de fuego -dos de estas con silenciador- proveedores, 14.000 dólares, cerca de 96 millones de pesos (unos 31,9 millones de dólares), celulares, siete vehículos de gama alta, una lancha y joyas.

“Efectivamente allí se encontraba el denominado alias ‘Popeye’ (Jhon Jairo Velásquez Vásquez) y también dos personas que fueron extraditadas, pagaron una condena en Estados Unidos y habían regresado a Colombia”, reveló el director de la Policía colombiana, general Jorge Nieto, en conferencia de prensa en Medellín.

Aunque Velásquez Vásquez fue dejado en libertad tras el operativo, según la fiscalía "habría incumplido los compromisos adquiridos en el momento de firmar el acta de libertad condicional, al acompañar y compartir con un señalado narcotraficante". El ente investigador solicitó revocarle la libertad.

El comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá general Óscar Gómez, quien estuvo a cargo de los operativos, dijo que fue un trabajo de 11 meses y subrayó que "Tom" puede ser considerado como "el Pablo Escobar actual", por ello era un "objetivo de alto valor" para las autoridades colombianas.

Fuente: Infobae

 

 

 

 

 

 


COMPARTIR