Un joven en situación de calle intentó al menos tres veces quitarse la vida. El paciente, de 32 años, ingresó ayer al Hospital Perrando por intento de suicidio.

Primero, se tiró debajo de un auto, por lo cual fue trasladado al hospital, donde nuevamente atentó contra su vida cortándose con un bisturí; en la oportunidad, se arrancó parte de la piel del brazo. El personal del hospital vivió momentos de tensión.

Pese a las lesiones y el estado en que se encontraba, decidió irse del hospital. Hoy nuevamente intentó suicidarse arrojándose delante de un colectivo frente al nosocomio provincial, por lo cual fue internado quedando en observación en la Admisión de Guardia, con vigilancia policial.


COMPARTIR