La actriz Jorgelina Aruzzi visitó a Germán Paoloski en "No es tan tarde" al término del último capítulo de "El primero de nosotros", la novela en la que compartió protagonismo con Benjamín Vicuña, Paola Krum, Damián De Santo, Luciano Castro y Mercedes Funes, y, con su humor característico, hizo una sorpresiva revelación sobre los retoques estéticos que se efectuó.

"En algún momento usted dijo que se puso botox, ¿La experiencia fue buena?", señaló el conductor, a lo que Aruzzi respondió sin vueltas: "No me quedó bien... Me hacía mucha cara de mala".

Además, explicó que le había quedado una ceja más arriba que la otra y que, por eso, no quedó conforme con el resultado: "Yo no sé cómo no inventan el balde que uno meta la cabeza y salís espléndida", bromeó.

En línea con lo que estaba contando, Paoloski le propuso que usara un filtro de Instagram que cambiaba significativamente las facciones, para ver si le gustaba la imagen que le devolvía la pantalla.

"Hay gente a la que le gusta eso, hay que decirlo. El límite es el almohadón, calculo", manifestó entre risas y dejó en claro que, por el momento, no quiere saber nada con repetir el tratamiento.

De igual manera, la actriz tendrá que pasar por el quirófano, ya que, luego de sufrir una lesión en el pie, le diagnosticaron Síndrome de Morton, una condición por la que siente fuertes dolores.

Por otra parte, Aruzzi reveló que a partir de su último trabajo en la pantalla de Telefe en el que le dio vida a Valeria Perell, una escribana soltera con un fuerte deseo de convertirse en madre que vivió un intenso romance con Luciano Castro, muchas mujeres la felicitan en la calle por haber besado al galán. "¡Y si supieran lo divino que es en persona!", añadió.

Un detalle no menor es que cuando comenzaron las grabaciones de la novela, se rumoreó que los actores estaban viviendo una historia de amor, pero Jorgelina salió a desmentirlo rápidamente.

"Salgo con Castro... con Nelson Castro", declaró con picardía y dio por concluido el tema.


COMPARTIR