Jacinda Ardern ganó por amplia diferencia en las elecciones en Nueva Zelanda

55

El Partido Laborista de la actual primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ganó por amplia diferencia las elecciones generales de este sábado en el país oceánico.

“A la primera ministra Jacinda Ardern, a quien he llamado por teléfono, felicitaciones por el resultado porque se trata, creo, de un excepcional resultado para el Partido Laborista” afirmó Collins en un discurso televisado.

En su discurso de victoria con breves palabas en maorí, frente a sus eufóricos seguidores en Auckland, Ardern aseguró que “Nueva Zelanda ha mostrado esta noche el mayor apoyo al Partido Laborista en al menos 50 años”.

La primera ministra, quien con su gestión de la pandemia del coronavirus se ganó el apoyo de sus compatriotas y el reconocimiento internacional, señaló que “en los próximos tres años hay mucho que hacer”. “Nos reconstruiremos de la crisis del COVID: mejor, más fuertes y con las respuestas a lo que se enfrenta Nueva Zelanda”, añadió.

“Las elecciones no siempre son buenas para unir a la gente, pero tampoco tienen que dividirlas”, enfatizó la mandataria, al prometer gobernar para todos sus compatriotas ante la difícil tarea de reactivar la economía en medio de la pandemia, que provocó más de 1.500 contagios y 25 fallecidos.

Con casi la totalidad del escrutinio, los laboristas se quedan con el 49% de los votos, lo que se traduce en 64 escaños, mientras el Partido Nacional de Collins, con el que históricamente se alterna el poder, alcanzó el 26,9%, que le otorga 35 bancas para parlamentarios (20 menos que en los comicios pasados).

De obtener la mayoría absoluta, el Partido Laborista se convertirá en el primero en gobernar en soledad desde la reforma electoral de 1996, con la que se buscaba lograr una mayor participación de los partidos minoritarios.

Ya sin el peso de la coalición dispar que formó en 2017 con el Partido Verde y el nacionalista Nueva Zelanda Primero, se espera que Ardern tenga más margen de acción para hacer realidad algunas promesas pendientes tales como viviendas sean accesibles, reducción de pobreza infantil y generación de energías limpias.

EFE