Una mujer fue hallada sin vida en el interior de su vivienda con un tiro en la cabeza. El hecho ocurrió pasadas las 9 de este viernes en Fray Capelli Nº 380 de nuestra ciudad.

Un hombre llamó para informar a la Policía que encontró sin vida a su madre. De inmediato, los efectivos acudieron al lugar, donde constataron que Ana María Álvarez, de 71 años, se encontraba sin signos vitales.

 En la vivienda los efectivos se entrevistaron con el hijo de la víctima, quien había hecho la denuncia.
Como a primera vista no se vieron signos de violencia en la escena, se caratuló la causa como muerte dudosa. En esa primera intervención se secuestraron muestras de diversos medicamentos que encontraron.
Ante esa situación, se trasladó el cuerpo al Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (IMCIF) para realizar la correspondiente autopsia. Tras el estudio correspondiente, el caso dio un giro.
Los resultados expusieron que Álvarez tenía un disparo en la cabeza, a la altura de la sien, solo con orificio de entrada en el parietal derecho. Con este nuevo contexto, tomó intervención el Departamento Investigaciones Complejas, de la División Homicidios y Capturas.
Personal policial volvió al domicilio en cuestión y profundizó la entrevista con el hijo de la víctima quien, según fuentes policiales, expresó que cuando encontró a su madre sin vida había un revólver calibre 22 junto a ella.
Siguiendo con su relato, dijo que al notar el arma decidió ocultarla y obvió comunicar eso a los efectivos.
Con el nuevo escenario, el fiscal interviniente Martín Bogado ordenó la detención preventiva del hijo de la víctima y dispuso que se le realice una prueba de dermotest. Además, la causa pasó a ser “supuesto homicidio agravado por el vínculo”.
Finalmente, se procedió a secuestrar un arma de fuego calibre 22 con una vaina servida y un teléfono celular.

COMPARTIR